Debates


Historia y fútbol




El fútbol tiene un arraigo profundo en las sociedades latinoamericanas... me permito citar el prólogo de Víctor Hugo Morales, del libro "El Once de América" (publicado en el año 1995), cuyo autor es el periodista deportivo Daniel Chapela:

"América vibra con el fútbol casi todos los días de su complicada vida. Es a través del deporte que canaliza sus frustraciones, sus expectativas. Mira desde los barrios pobres, marginales, el éxito de los que un día fueron también perdedores, pero ahora, en fantásticas historias de goles y atajadas, son los héroes, los personajes inalcanzables, algunos de los pocos vencedores en sociedades de fracasos cotidianos.

La transferencia de personalidad que genera el fútbol es uno de los pocos alivios para las vidas contemplativas de las mayorías condenadas a vivir los prestados amores de las telenovelas y los ramalazos de éxito de los jugadores de fútbol. Esas alegrías por los triunfos de sus equipos y sus ídolos son de las pocas que millones de hombres consiguen en esa dispareja batalla a la que nacer los ha condenado.

No hay padre de América que no le tire una pelota del material que sea a su hijo que empieza a caminar. Observa atentamente los movimientos del cuerpecito de quien sólo tiene chance de salvarse y de salvarlo, convirtiéndose en un buen jugador de fútbol.

Por eso las historias que contiene este libro* son un alimento para la fe de tantos seres desprotegidos. Si ellos han podido, ¿por qué no otros? Sus vidas son un ejemplo de luchas, sacrificios, pensiones tristes, distancias tremendas con sus seres queridos, golpes, desilusiones, derrotas dolorosas. El Via Crucis de aquellos que lo intentan sabiendo que no siempre espera el Gólgota cruel. Saben que al final del camino, como este libro documenta, a veces está la luz del éxito, del reconocimiento, de la salvación económica. La trascendencia social, los mimos del poder, la posibilidad de criar hijos que estén del otro lado de la frontera. Esos hijos que gracias a lo que los jugadores triunfantes consiguen, pasan a pertenecer al círculo de los que sí estudian, sí se alimentan y sí sueñan.

El libro de Daniel Chapela toma algunas de las más fértiles historias de los héroes americanos del deporte. Un recorrido que tuvo un gran esfuerzo previo y mucho amor y lucidez a la hora de plasmarlo en páginas que son al mismo tiempo de información, conocimiento, entretenimiento y esperanza".

* Los once son: Gabriel Batistuta(Argentina), Erwin "Platiní" Sánchez(Bolivia), Mauro Silva(Brasil), Freddy Rincón(Colombia), Iván Zamorano(Chile), Alex Aguinaga(Ecuador), Jorge Campos(México), José Luis Chilavert(Paraguay), José "Chemo" del Solar(Perú), Ruben Sosa(Uruguay) y Stalin Rivas(Venezuela)

El libro tiene una narrativa muy interesante que retrata características diversas de las sociedades en que se formaron esos grandes futbolistas citados... por ejemplo, en la historia de Batistuta se señala, en su paso por Rosario: "Aquel año (1988) en Rosario le permitió palpar de cerca la rivalidad Newell`s-Central, la lucha encarnizada entre "leprosos" y "canallas" que ya forma parte de la idiosincrasia del pueblo rosarino, y que la pluma de Roberto Fontanarosa -hincha "canalla" como Menotti y el Che Guevara- ha convertido en leimotiv de gran parte de su literatura. O se es de uno o se es de otro, no hay términos medios. Dice Gabriel: "Es un Boca-River pequeño. Se vive con eso todos los días de tu vida en Rosario. Vivís permanentemente pendiente. Si sos de Newell`s no te podés poner nada amarillo. En la calle es lo mismo. Si vas a un negocio que es de Newell`s te regalan todo y si vas a uno que es de Central te cobran el doble".

Marco A. Tituaña B.
Universidad de los Andes - Venezuela