Debates


Historia y fútbol


Señores Historia a Debate

Apreciados compañeros

La historia se repite, unas veces en forma de comedia y otras de tragedia, como dijera Marx, y ahora nos corresponde a quienes cultivamos esta disciplina, decidir qué vamos a dejarle como legado a las generaciones futuras.

Quienes hemos seguido -de cerca o lejos- los Mundiales de Fútbol, conocemos que siempre hubo en ellos situaciones oscuras, mucho o poco analizadas y que, por supuesto, jamás fueron esclarecidas. Para citar algunos casos, los triunfos de Italia en 34 y 38, atribuidos más al régimen de facto de Mussolini que a la capacidad futbolística del equipo, el gol

convalidado a Inglaterra en el Mundial 66 -se dice que el balón no entró al arco alemán- el controversial triunfo 6 a 0 de Argentina sobre Perú en el 78 -que permitió a los sureños disputar la final- la, para algunos, "sospechosa" eliminación de Honduras en el 82 ante Yugoslavia, la "Mano de Dios" de Maradona contra Inglaterra en el 86 y para no seguir mencionando, las confusas situaciones surgidas a raíz del torneo actual.

La pregunta es ¿Qué le vamos a decir a nuestros descendientes sobre el desarrollo de este evento en Sudáfrica?

El primer gol de Argentina, marcado por Tèvez frente a Mèxico en octavos de final, debió ser anulado, según los especialistas. Para ellos, fue una claro "fuera de juego",que contraviene los reglamentos del deporte. Los simpatizantes de México, arguyen que la decisión de no invalidar la anotaciòn, se debió a un deseo -tácito o expreso de FIFA- para favorecer a los argentinos, dos veces campeones mundiales y animadores constantes de la contienda, en contra de un adversario que quizá no resultara tan atractivo

como sus rivales, para la televisiòn del mundo.

A babor, los seguidores de Argentina señalan -como dijeron los ingleses en el 66- que la jugada fue demasiado rápida para ser apreciada por el ojo humano, que la FIFA no ha autorizado la inclusión de la tecnología como elemento clave para definir partidos y que Argentina, al haber marcado en dos oportunidades màs, fue un justo ganador.

-Pero ese primer gol dejó sin ánimos al equipo, que por eso bajó ahí mismo la guardia. Por esa desconcentración. vino el segundo gol argentino- señalaba un periodista mexicano.

Esa no ha sido la ùnica controversia. El -según la crìtica- legítimo gol anulado a los ingleses frente a Alemania -parece la expiación de una supuesta injusticia cometida contra ellos en el 66- y los desaguisados que se le adjudican a los árbitros en el partido entre Estados Unidos y Ghana, contribuyen a que se mantenga el interrogante precitado ¿Qué le decimos a nuestros descendientes?

Después de tantos líos, artimañas -ciertas o falsas, quién lo sabe- presiones, conveniencias e inconveniencias presentadas ¿Podemos decirle a las generaciones venideras que el campeòn 2010 fue en realidad el mejor y no el que quiso FIFA?

Revisando la historia de las contiendas anteriores...¿Tenemos la certeza de que los ganadores fueron en verdad los mejores? La propuesta es sencilla. Limitarnos a mostrarles a los más jóveneslos resultados de los partidos, decirles que hubo versiones diferentes sobre la manera en que se consiguieron, y que ellos, ellos -no los historiadores- extraigan sus propias conclusiones. Esto es el Positivismo, y es lo real, y lo único sensato que pueda asumirse.

Los adversarios del Positivismo, tienen ahora el balón en su campo. Vean qué pueden hacer con él

Cordial abrazo a todos desde Barranquilla

Pepe Sánchez
Máster en Laboratorio Químico, Periodista y Humanista Emérito de la
Universidad del Atlántico
www.pepecomenta.com
www.caribesano.com
www.emisoraatlantico.com.co