Debates


Historia y ética


Respuesta a David Sánchez Molina [mensaje nº 68]:

Me parece muy bien que Usted y otros colegas tomen como único y bueno en términos de aplicación teórico-metodológica lo que digan Harris (antopólogo cultural) y Pinker(lingüísta). Habemos otros que pensamos diferente. Si Usted recuerda, el tema de esta disquisición se enmarca en la Historia como ciencia y sus consonancias y discrepancias ontológicas en relación con contenidos conceptuales de corte ético.

Hasta donde yo sé, la Historia como tal surge a partir del análisis de los testimonios escritos (configuración verbalizante explícita), provenientes del pasado. Por supuesto que existen otro tipo de testimonios provenientes del pasado, pero de ellos se encargan otras disciplinas humanísticas o sociales -como se vean-, pero estos testimonios requieren de otros manejos (configuración material implícita); Caso de la arqueología por ejemplo. Dado que normalmente a los historiadores no necesariamente nos preocupa ni de qué árbol se tomó la pulpa con la que se elaboró un papel ni de qué anilina se sacó el color para una tinta, el resto de cultura material que toquemos, olfateemos e incluso degustemos, no nos es relevante. Lo que sí que nos es relevante es el contenido explícito -el registro textual- que destaca el objeto: por eso es que a esas hojas de papel no las llamamos así, las llamamos... "documentos".

El registro explícito que contiene el documento es el que ocupa al historiador: en mi larga carrera jamás he leído a absolutamente ningún historiador que desarrolle su investigación en torno a la disposición de las letras dentro de un texto, ni que seguidamente describa la diferencia de tonos de color de las tintas con las que se registraron una serie de "figuritas" -letras-, ni que mida la densidad del papel en donde estas se circunscriben, ni un enorme etcétera "etics". Como ve, al menos en Historia esto no tiene sentido. Por ello, dado que tenemos que enfrentarnos a mensajes explícitos, estos requieren de todo un análisis crítico que por supuesto implica el separase del espléndido paradigma de objetividad que veo aún se venera fervientemente en ciertas y por supuesto importantes, tradiciones científicas.

Qué bueno que sea así, por-que da pie a la discusión.

Un abrazo. Dr. Joaquín A. Muñoz Mendoza, Catedrático Titular de la Escuela de Educación Superior en Ciencias Históricas y Antropológicas de San Luis Potosí, México.

Un abrazo.

+++++

Para Juan Antonio Ordóñez:

No sé que formación profesional tenga Usted en lo referente a Ciencias Históricas, lo que sí sé es que un historiador que haya pasado por la universidad y tenga un título que lo autorice a ejercer como tal, jamás calificará a un sujeto histórico como "amoral". En lo personal no simpatizo con la figura de Gonzalo N. Santos, pero acepto que tenía una moral. Que yo no comulgue con ella no quiere decir que no la tuviese. Los historiadores que nos dedicamos profesionalmente a esto, preferimos manejar este tipo de términos desde ámbitos como el conocido como "relativismo histórico", que ya filósofos tan estacados como Dilthey definieron con precisión meridiana.

Le recomiendo que aunque sean como estas, haga lecturas elementales que le permitan entender el objeto y valor de la Historia (también Collingwood le vendrá bien)y repito, despreocúpense de la moral de los otros, que ya hay bastantes iglesias viendo como nos "protegen" de nosotros mismos.

Dr. en Ha. Joaquín A. Muñoz Mendoza, Presidente del Comité Permanente del
Congreso Internacional de Ciencias Sociales de América.

++++

Para David Sánchez:

Encuentro muy agradable su discurso sustentado en principios de autoridad per se, pero que por otro lado muestran la añeja estrategia de no responder a lo que se plantea. En esta época ya no asustan palabras como "anticientífico", "peligroso", "serio" e "irresponsabilidad" cuando se aplican en el contexto de una evidente falta de argumentación sustantiva sobre el tema puntual y específico que se abarca. Por cierto, su acerto -"Entiendo la perspectiva de poner en tela de juicio la objetividad de las descripciones de una época dada por personas de una determinada época(perspectiva emics)..."- dentro de las corrientes filosóficas que dan cuerpo a las ciencias históricas se denominaría HISTORICISMO, y es un concepto mucho más rico desde luego muy anterior al que pueda aportar su "perspectiva emics". Si no se puede argumentar, a veces es mejor guardar un muy digno silencio. El Congreso se termina y yo me pongo a su disposición para seguir este discurso a nivel personal (subjetivo).

Un cordial saludo.

Dr. Joaquín A. Muñoz Mendoza, Catedrático de la Escuela de Educación Superior en Ciencias Históricas y Antropológicas de San Luis Potosí.
 
Un abrazo.