Debates


Historia y ética


Respuesta al mensaje 46.

Me permito radicalizar las opiniones de Isabel Rodríguez. En efecto, "cualquier historiador consciente de la calidad de su investigación y su compromiso con la labor que desempeña, tiene en mente la imposible imparcialidad en la historia". Sin embargo,  siendo consecuente con esta tesis, voy más lejos y pongo en cuestión que "la historia sea y deba ser al menos objetiva en su intención". No soy 'tan' historiador como ustedes ni conozco las nociones de objetividad imperantes en esta disciplina. Sin embargo,  no puedo sino desconfiar profundamente de una "intención" que no se ha resignado a la incredulidad de quien pretende abrigarla. Si no creer en la imparcialidad supone tampoco creer en la objetividad, entonces debemos renunciar a ambos conceptos y a las buenas intenciones que se refieran a ellos. Si no lo hacemos, nos entregaremos a la inercia del 'como si', haciendo como si creyéramos en lo que ya no creemos. Haciendo que nuestras actividades pierdan cualquier sentido que no sea el que ya tuvieron en el pasado, tal inercia, parafraseando los términos de Isabel, ha creado, entre quienes nos dedicamos a las ciencias sociales, un cierto "pensamiento único", el cual parece ya ser "germen de un peligroso neoconservadurismo de la izquierda inerte al servicio de la impotencia".

David Pavón Cuéllar
Profesor invitado en la facultad de Filosofía de la Universidad de París 8