Debates


Historia y periodismo

 
La Historia permite (o debería permitir) una contemplación de la propia realidad desde una cierta distancia, permite apreciar lo abstracto a través de lo concreto, y viceversa. Gracias a la historia, los debates de cada día adquieren una perspectiva más amplia. Cuestiones como Estado, monarquía, imperialismo, guerra, religión, sociedad civil, etcétera, ganan dimensión gracias a la historia. Ello no asegura (¡ni mucho menos!) que los historiadores acierten siempre o que tengan la razón por el mero hecho de ser historiadores, pero sí es de esperar que, al menos, hayan debatido sobre cuestiones que la sociedad, por lo general, da por sentadas. Es, en cierto sentido, un ejercicio socrático que nos permite observar nuestro tiempo "desde fuera". Si estas ventajas de la Historia son buenas para la
sociedad en general, mucho más lo son (o deberían serlo) para el  periodismo.
 
Yo soy periodista de profesión, ejerciente desde hace más de diez años. Me licencié en Historia Moderna por la Universidad Autónoma de Madrid y posteriormente cursé los 32 créditos del Doctorado (disciplina de la que nunca me he desligado). Para mi profesión, el estudio de la Historia ha sido siempre una gran ventaja.
 
Aparte, el periodismo también puede hacer sus aportaciones, ya que permite vivir la historia desde el presente y según va sucediendo. No obstante, reconozco que la mediocridad, la venalidad y la falta de independencia (a todos los niveles) de esta profesión me horrorizan cada vez más.

Afortunadamente me queda la Historia.


Eduardo González
Periodista y licenciado en Historia

Volver