Debates


Historia digital

 
Querida Marina y demás lectores:

¡Claro que tengo razón en que Internet cambiará la forma de hacer y estudiar la Historia!. En realidad ya lo está haciendo desde hace años (en plural) en uno de los aspectos posibles. Un ejemplo es el Time Map Project (http://www.timemap.net) del laboratorio de Sidney, que proponía instrucciones para hacer metadatos, con cuyas convenciones comenzó a hacerse el Electronic Cultural Atlas Iniciative (http://ecai.org/) en California.

Acaba de abrirse una nueva lista en español para los interesados en esta técnica imprescincible; se ha llamado NORMAWEB (http://listas.bcl.jcyl.es/normaweb/.) y es una iniciativa tendente a  la normalización del análisis o la recuperación de recursos de información en internet, lo cual es básico para cualquier ciencia.

Para quien no sepa de qué hablo y esté interesado en conocer esta vía de trabajo, recomiendo visitar  las webs citadas o, también, la lectura de un artículo que ha salido hace dos días en la revista _Sólo Programadores_ (año VIII, 2ª época, nº 86, pp. 22-29), que leí anoche y que está en cualquier kiosko de España o América. Está firmado por Miguel Arjona Villanueva y se titula "Aplicación de los metadatos a los sistemas de gestión del conocimiento (I)". Se trata de crear una red semántica en Internet, que permita localizar con precisión la información que necesitemos; lo cual implica la utilización de nuevos lenguajes (no sólo el HTML de esta web, sino el XML o el RDF), que los historiadores no tenemos por qué conocer, pero que permiten construir esa red "en la que el significado de los contenidos quede expuesto para su gestión mediante entidades digitales", como dice el autor.

Éste es un paso imprescindible, pero no el único camino en marcha. Los niveles más avanzados de desarrollo del hipertexto nos llevarán en unos meses a publicar contenidos, monografías, fuentes,... de calidad, en formato digital y con unas posibilidades no imaginables por muchos. Y estoy hablando de proyectos en marcha, no de utopías.

Y aunque estos pasos iniciales serán dubitativos, quizás, yo preveo que en tres años las cosas habrán cambiado radicalmente.

Un abrazo para todos, primero para Marina, perdonen los demás.
 
Ana M. Carabias Torres
Departamento de Historia Medieval, Moderna y Contemporánea
Universidad de Salamanca (España)