Debates


Historia digital


Profe: Quisiera contarle lo que me ha pasado a mí con esto de la "historia digital". Es extraño. Fue una concientización paulatina. Hasta el 2000 no me daba cuenta de la necesidad imperiosa de incorporar Internet a nuestra tarea. En el 2001, después de haber trabajado en la elaboración de una bibliografía sobre el Islam contemporáneo, con un colega que estaba familiarizado con la herramienta, tuve una primera experiencia de las enormes posibilidades, de la cantidad de puertas que  abre en pocos minutos: ¿Cuándo íbamos a tomar contacto con tanta cantidad de datos recorriendo personalmente bibliotecas, editoriales y/o embajadas? Accedimos a una cantidad mucho mayor de información en sólo cuarenta y cinco minutos. Ahí empecé a pensar que tenía que aprener a manejar Internet. Pero sólo empecé a pensar. Un poco lenta yo. Antes de la crisis económico-política que sufrimos, por suerte tomé la decisión de comprar un ordenador, o computadora, como le llamamos aquí. Y tomé algunas clases que me fueron muy útiles. Entonces un profesor de historia me dio los datos de HaD. Y me empecé a entusiasmar. Un poco más adelante se me planteó en el colegio una situación que zanjé en pocos minutos llevando los alumnos al laboratorio de informática: un periodista había dicho que se habían encontrado "restos humanos de siete millones de años" [SIC]. Les dije que eso nunca podía ser, que íbamos a conectarnos desde tres terminales: alguien iba a buscar la noticia el The Times, otro lo haría en Le Monde y otro en El País de Madrid. Enseguida supieron que lo que se había hallado en África era -resumiendo- un especímen que estaba en el punto de la cadena evolutiva en que se bifurcan las ramas que llevan al chimpancé y al hombre. Los alumnos no se asombraron pero yo sí. ¿Cuánto tiempo me hubiera llevado conseguir esos periódicos en la calle y llevarlos al aula para "corregir" esa información distorsionada? Y lo hicimos en pocos minutos sin salir del colegio. El siguiente paso fue inscribirme en una licenciatura de articulación (para profesores que aspiran al grado de licenciados) a distancia que dicta una universidad reconocida de mi país. El nivel me resulta óptimo, y aprendo muchísimo sin necesidad de asistir a clases presenciales. Sólo me presento para los exámenes finales, y para algún encuentro presencial optativo. Y justamente, en un trabajo práctico que estoy haciendo en el marco de uno de los cursos me he terminado de dar cuenta de lo que se puede hacer en investigación a través de Internet. Los archivos y las bibliotecas avanzan en la digitalización y cada vez es más fácil acceder a sus bases de datos desde cualquier computadora que esté conectada a la red. Es increíble en cuán poco tiempo se encuentran los datos. Ahora estoy pensando que es indispensable que de aquí en más todas las carreras de historia formen a sus estudiantes en el uso de esta herramienta, y que las universidades estén provistas de la tecnología necesaria. En cuanto al uso racional-crítico de la información no me preocupa porque considero que es el mismo que tenemos que hacer con cualquier material que nos llegue a las manos. Me imagino que a todo historiador o profesor de historia se le enseña a ejercitar la crítica, y eso vale para toda la información, independientemente del soporte en el que se encuentre. Así es que me parece que en el próximo congreso se podría elaborar algún documento, no sé, habría que implementar alguna acción para sensibilizar a los ministerios de educación, a las universidades, a todos los que deciden en esto para que empiecen a instrumentar la inclusión de este aspecto en la formación de historiadores y de profesores de historia. 

Un gran saludo

Stella García
Profesora de Historia
egresada del ISP
Joaquín V. González
Buenos Aires
Argentina