El tema de la historia en España debe considerarse desde dos vertientes claramente diferenciables:

* Clave política; el determinismo histórico inherente a la mayoría de gobiernos estables en el poder (centrales, autonómicos) tiende a buscar en el pasado una gloriosa legitimación que avale sus inmediatos proyectos y discursos políticos. La construcción del Estado Español, realizado sobre una base de violencia y opresión, ha dejado tras de sí un conflicto abierto en torno a la bipolarización entre una España centralizada, unitarista que delega poderes a las nacionalidades históricas o una España que pudiera llegar a concretarse como la confluencia no traumática de todas las diversidades históricas existentes en la península ibérica. Esta herida tiende a recrudecerse cuando se utiliza la Historia para esconder u ocultar esas raíces comunes. Así un ejemplo lo tendríamos en la incompetencia política para entender y tratar el tema del terrorismo con muy poca voluntad de consenso. Se trataría de construir una Historia para todos, no una Historia de pocos.

* Aspecto metodológico: la Historia en España debe afrontar una reflexión abierta sobre Como enseñar la Historia. El método de trabajo de la historia debe ser la primera herramienta de los alumnos, deben saber como se hace la historia. La comprensión de los contenidos entonces se podrá realizar críticamente.

El núcleo del problema está en nuestro pasado más reciente. Una historia que mitifique una España construida sobre la violencia sólo puede generar intolerancia y distorsión. Por otra parte toda la diversidad histórica existente en el territorio Ibérico debe encontrar su cauce legítimo en el campo de la Historia. Debemos crear un debate abierto sobre nuestra Historia. Y debemos ser las generaciones nacidas en el último tercio del siglo XX, las que lejos de las visceralidades políticas, y buscando un consenso común, construyamos una verdadero FORO DE ENCUENTRO donde nadie se sienta excluido. Por favor, no dejemos la Historia a los políticos, o lo que es peor no tratemos la Historia sólo en clave política.

Albert Biayna Gea

Universidad de Barcelona / Estudiante de Historia