Amigos de HaD:

He disfrutado - y aprendido algunas cosas- con la discusión planteada sobre la enseñanza de la historia de educación media en España. Permítanme decirles que el mismo asunto mantiene despierto el interés tanto de docentes como de investigadores en muchos de los países de la América hispana. Somos "nuevos" y tal vez no tengamos los problemas que plantean a Uds. las
provincias autónomas, pero la concepción del uso -y los abusos- de la Historia, es igual en todas partes. Al fin y al cabo, la historia se usa como herramienta de poder. La información que se transmite a los chicos que reciben el barniz cultural de la secundaria, lleva siempre el sesgo que le quieran dar los gobiernos de turno. Al menos acá ocurre de ese modo. Desde los
ochenta se inició una "revisión" acerca de la enseñanza de la Historia y la Geografía. Se metieron en el saco de las Ciencias Sociales y se redujeron a contenidos puntuales referentes a las fechas patrias. Por supuesto que haciéndo énfasis en los gobiernos del período democrático, es decir de 1958 hacia acá. El gobierno actual volteó la tortilla y minimiza en un
Programa de la asignatura que ha suscitado una tibia discusión, los hechos del denominado "puntofijismo", que no es más que la alianza partidista de tres de los grupos opositores a la dictadura de Pérez Jiménez para sentar el inicio de la Democracia sobre bases más o menos sólidas estableciendo unas ciertas reglas de juego. Los programas pues, emanados del Ministerio son un problema. Pero también los textos elaborados generalmente por diletantes y no por historiadores serios constituyen un problema, y en tercer lugar, los docentes, poco interesados en investigar y ampliar sus conocimientos. Se limitan a trabajar por un libraco denominado "El libro del Maestro" que les facilita el <Ministerio, donde no sólo se asientan los programas y su filosofía, sino que se copian las "lecturas sugeridas". El problema en grande es el de una concepción general de la enseñanza llevada a una masificación acrítica. ¿Qué es eso del problema de la identidad o de la conciencia nacional? A los fines de los gobiernos, una masa pensante no interesa. Que sea una masa y nada más. Usar la historia para sostener un lider o un partido. Eso importa. Entonces no debe extrañar la esencia política de toda esta discusión. Somos políticos y sobre todo los gobiernos, lo son.

Diana Rengifo
Núcleo Universitario "Rafael RAngel"
Dpto. de Ciencias Sociales
Universidad de Los Andes, Trujillo, Venezuela