Debates


¿Qué pasa con la Historia de España?

 
Estoy totalmente de acuerdo con las opiniones expuestas sobre la paleoreforma del PP en la enseñanza de la historia. Es evidente que con tres horas a la semana de mala manera se puede reflexionar mínimamente. Los Decretos de enseñanzas mínimas constituyen un ejemplo de libro de que lo que se pretende es socializar en la nación en el más puro estilo decimonónico. Es científicamente insostenible hablar de Historia de España desde la prehistoria (creo que como historia nacional no se puede antes del XIX, porque lo que hay son otro tipo de identidades colectivas, pero no nacionales). Solo desde el nacionalismo se puede defender una Historia de España desde "Atapuerca a Aznar" o de "Tubal a San Millán" como una especie de teleología de lo Español. Ironías aparte me gustaría comentar algo que resulta curioso en los distintos programas de Historia; la ausencia de referencias a la construcción de los diferentes estados-nación con la excepción de las unificaciones de Italia y Alemania. De esta forma el nacionalismo únicamente aparece asociado a los diferentes intentos independentistas dentro de estados ya existentes. Se da por supuesta la existencia inmemorial de tales estados y nunca se hace referencia a los mismos desde la óptica nacional. Creo que López Facal lo ha llamado "la nación oculta" en su contribución la imprescindible libro "La gestión de la memoria". Desde luego en nuestro Departamento hemos incluido en la programación un epígrafe al respecto en 4º y cuando tengamos el Bachillerato lo haremos en 1º y 2º- pese al tiempo-, aunque cada vez el currículum sea más cerrado.

Si la Historia, entre otras funciones sociales, tiene que contribuir a dotar de elementos e juicio para entender el presente, me parece incuestionable que la reflexión sobre la construcción de la identidades nacionales, las distintas perspectivas desde las cuales los científicos sociales (básicamente esencialistas y constructivistas) abordan el problema, etc. resultan fundamentales. Desde luego en segundo deberíamos hacer explicitas, mediante el debate, esta serie de cuestiones, es decir el anacronismo que supone enseñar una Historia de España con esos contenidos.


Alfredo Rivero Rodríguez
IES. Sierra la Calera. Dto.  de Geografía e Historia