Debates


Biografía e Historia

 
Colegas de HaD

He leído muy atentamente el aporte de Carlos Barros sobre el tema del regreso de la biografía, o el retorno de la historia de los grandes hombres y el desafío que eso implica. En medio de su exposición ha mencionado que muchos historiadores realizan esos trabajos por encargo. Desearía realizar algunas consideraciones desde mi práctica como investigadora.

Para quienes trabajamos con técnicas de historia oral, obligados por otra parte, por carecerse la mayor de las veces de otras fuentes, el realizar trabajos biográficos es un imperativo y parte de nuestra tarea, ya que cuando aparece un protagonista de procesos históricos, saber de él y su obra en la mayor profundidad que se logre, permite que se pueda, no solo situarlo adecuadamente sino conocer su tiempo y sus relaciones con otros protagonistas y con el suceso mismo por el cual se lo incluye en una investigación.

Esto no implica abandonar para nada el contexto social en el que él ha actuado y los valores y costumbres de todo orden de la sociedad que lo tuvo como individuo. Por lo tanto la biografía que se construye permite, en nuestro caso acceder a puertas de entrada a otras pesquisas, a otras posibilidades de conocimiento, que nos aportan mas protagonistas y más colectivos sociales con la axiología que los caracteriza y sus costumbres epocales. Creo que así se hacen nuevas fuentes, que llenan vacíos existentes hoy y se permiten proyectos de interpretación futuros.No se congela el pasado para no tocarlo sino al contrario se brindan posibilidades a otros para que accedan a nuevas interpretaciones a partir de lo obtenido hoy.

Bienvenidos los trabajos biográficos siempre que se hagan con seriedad metodológica pero....y aquí vienen una advertencia que mas debe sonar como pedido. Cuando se hacen por encargo, y no cuestiono la acción de realizarlos, porque al fin y al cabo nunca deben despreciarse posibilidades éticas de trabajo ( excluyo de esta consideración los trabajos de investigación que "a priori" son encargados como apologías al servicio de ciertas causas) SOLICITO , como faceta demostrativa de la responsabilidad de quien trabaja, que en el trabajo se incluya el para quien se realiza la biografía, si para la familia, si para una institución o para algún editorial, porque eso permite a quienes luego leemos la obra , saber que habrá ciertos elementos faltantes o moderados por los intereses en conflicto, que para quien trabaja necesariamente aparecerán. Sé que muchos dirán que esto no es así que existe la libertad absoluta en ciertos medios para publicar todo lo hallado pero, a mí personalmente me gusta saber para quien o donde e origina el trabajo biográfico, sobre todo quien solventa su publicación, pues por aquí mecenas y dineros no abundan.

En nuestro país en el Diario de los Mitre " La Nación"de Buenso Aires, dudo mucho que hoy se pueda publicar algo que perjudique a Don Bartolomé Mitre ( fundador de la Historia oficial de la Argentina, presidente de Nación, etc.) y seguir luego publicando en ese medio, por lo menos históricamente no se ha podido. En ciertas instituciones universitarias existen hoy " biografías oficiales " aunque las interesantes son las " no autorizadas" pero no se puede estar en misa y tocar campanas, así que adelante con las biografías, que son un gran aporte para conocer no solo al hombre o mujer de quien se trata, pero por favor, explicitar de donde surge el interés del historiador para realizarla Como siempre y desde Buenos Aires, con gran cariño por nuestra ciencia y sus cientistas y cultores, los saluda

Dra. Hilda Noemí Agostino
Universidad Nacional de La Matanza