Debates


Biografía e Historia


Que sí, que el el tema de la escritura histórica de una vida es cada vez más serio, en el sentido de riguroso. Cuando servidor hizo, ya hace años, su tesis doctoral se sirvió de  tres biografías  acerca de tres prelados que ejercieron su mandato eclesiástico en Nueva España: Lorenzana, Ruiz de Cabañas y Núñez de Haro. De las tres biografías consultadas me encantó la de Ruiz de Cabañas de Guadalajara ( México). Su biógrafo  Dávila Gabiry, aunque bastante hagiográfico, muy completo y sin dejar atrás asuntos muy controvertidos como   la postura prudente del Prelado en  el espinoso tema de la Independencia. Creo  que volvería a rescribir mi ponencia al II Congreso de Historia de Navarra en 1991, titulada  " Un navarro en Nueva España: Ideas educativas de Juan Ruiz de Cabañas, 1795-1824". Pero  supongo  que  al actualizar el enfoque biográfico hay que tener en cuenta otros factores, como por ejemplo la opinión de los "enemigos" del biografiado, las repercusiones  de  sus acciones de gobierno  con "efectos no deseados" Y sobre todo acudir a nuevas fuentes inéditas y a las ya utilizadas pero vistas con otros enfoques, todo sin perder de vista   su relación con una propuesta original sobre las aportaciones  a tal campo del biografiado; por ejemplo "Fulano y la agricultura social en el Plan Badajoz". En otro orden de cosa aconsejaría la lectura de la Biografías de Emil Ludwig,  yo he leido con verdadero placer la de Simón Bolívar de donde  infiero  que es muy bueno conocer a los allegados del biografiado por escalas de acercamiento o distanciamiento desde la generación de los abuelos a la suya propia, parientes, primos, etc... y sobre todo  que las biografías, como la historia, sin romper  con la verdad hay que escribirlas de una manera bella, literariamente atractivas. Yo aconsejaría leer  primero la Biografía de Bolívar y luego la de Bisrmark, captar los ambientes , diferenciarlos de los que rodean  o apartan al bigrafiado, eso es sumamente didáctico..Sin duda  poner de relieve sus hábitos culturles: lecturas, consejeros, aficiones...  Otra cuestión es que el biografiado haya dejado  escritas  y publicadas sus Memorias y quedarse en la exégesis de  esas Memorias , eso es lo que en otro momento hizo quien susbribe  con un líder sindical de la Restauración en la cuenca minera de Riotinto: "La utoformación de un líder democrático: Félix Lunar", para el momento  me sirvió de mucho y advertí algunos errores al contrastar "memorias" y prensa citada por  el autor, e incluso con fechas como la entrevista del líder y su compañero sindical con  el mimisimo Dato y lo que decía la prensa  de dicho encuentro de signo tan opuesto como "El Liberal  o la "España Nueva" de Rodrigo Soriano. En fin es necesario incorporar enemigos vivientes y amigos críticos y sin hipotecarse,  si la biografía es de un persaje reciciente hágase amigo de la familia y trate  sobre todo  de no  caer en la hagiografía.  No olvide  en el capítulo de formación la educación recibida y sus contrapuntos, el talante personal debe mucho, a veces, a estos contrastes..

Pepe Romero Delgado