Debates


Historiografía

 


La historia económica y social dentro de la gran crisis del paradigma historiográfico . Reflexiones para el debate.

Lic. Lázaro Díaz Fariñas
Dpto. de Desarrollo Económico.
Universidad de la Habana.

La historia económica y social y en particular la primera ha venido sufriendo un declive en los últimos años por que al estar en el campo de dos ciencias sociales que la comparten Economía e Historia, la primera ha dejado de utilizarla como mecanismo para los análisis económicos y cada vez más es sustituida por la modelación y los análisis macro y micro económicos del instrumental neoclásico o neoliberal como se le quiera llamar con un fin deliberadamente aceptado de sacar los análisis sociales del análisis económico en aras de la hegemonía total de las relaciones de mercado; y la segunda la olvida como variable estratégica en la compresión de las nuevas estructuras que se forman desde la hegemonía primando los estudios de enfoque sociológico fundamentalmente relacionados con el Estado y la cultura en sus más disímiles formas.

En este sentido la historia económica y social se convierte en un poderoso enemigo, es por ello que al decir del compañero Atilio Borón , presidente de FLACSO, en el " IV Encuentro de sobre Globalización y Problemas del Desarrollo" celebrado en La Habana en el 2003, expresaba que los neoliberales habían comenzado el desmontaje de la Historia Económica de los programas de estudio de las carreras de Economía como una de las estrategias para acabar con los análisis en torno a las problemáticas que históricamente había hecho esta ciencia , explicar el devenir económico y social, sobre todo de la naciones latinoamericanas. Este plan de la hegemonía capitalista y de sus acólitos de las oligarquías latinoamericanas es uno de los factores fundamentales para explicar este retroceso dentro de esta disciplina científica.

Si ha esto le añadimos el duro golpe, que ha sufrido la izquierda latinoamericana durante los últimos veinte años, promotora de esta ciencia para la explicación de los graves problemas estructurales de la región que legaron a través de muchos estudios auxiliados en ella llegando al punto cumbre el esbozar la teoría de la dependencia que caracterizó el estructuralismo latinoamericano hasta fundamentalmente los inicios de la década de los ochenta del pasado siglo que permitieron una visión acabada de la naturaleza histórica del subdesarrollo latinoamericano, si a esto añadimos la aportación realizada al marxismo latinoamericano en la compresión de una trasformación social propia de nuestras realidades. De ello un clásico La Breve Historia Económica de América Latina de Celso Furtado y el caso particular para Cuba de la Historia Económica de Julio Le Riverend Brusone .

En esta crisis que se han presentado en el escenarios de las izquierdas de todo tipo de tendencia debemos atender con particularidad la crisis ideológica, que podríamos destacar incluso con nombres ,pero creemos pertinente no realizarlos ahora; y otra la aniquilación física de miles de intelectuales y del terror sobre ellos volcado con toda la furia por el imperialismo, en el Cono Sur y en Centroamérica, donde la "Operación Condor" y la "Guerra Sucia" son ejemplos insoslayables . Si a esto añadimos la quinta columna se podrá cerrar el dramático cuadro que ha padecido esta ciencia revolucionaria en los últimos años del pasado siglo y lo que corre del presente.

Otro factor nada despreciable en el declive de esta ciencia es sin dudas el papel que cada vez más juegan los medios de difusión en el afianzamiento de un paradigma de sociedad y de la construcción de las mentalidades, diariamente, minuto a minuto, la construcción de su "historia", la versión oficial, ya no hace falta la reflexión de la ciencia ellos se encargan de hacerla al minuto. Tiene a sus analistas, verdaderos "profesores de la mentira" que se encargan de construir sus "verdades" a millones de seres humanos. Se le podría preguntar de esto a los Venezolanos. Cómo se podrá escribir la historia de lo que pasó en Venezuela con los reiterados golpes de Estado, cuando el silencio de los grandes medios fue pasmoso y por la televisión se proyectaba muñequitos norteamericanos cuando en las calles de Caracas se vivía una verdadera batalla campal por regreso de Chávez y continuar la Revolución. Me imagino que los historiadores no podrán contar con la gran prensa y serán los medios alternativos los que de una forma u otra explicarán el proceso a la contemporaneidad.

El declive de esta ciencia no es solo un fenómeno particular de las naciones latinoamericas , en el caso de Europa se han convertido en verdaderas historias de empresas y sectores que para nada explican la totalidad del fenómeno en el devenir histórico- social ,aunque ni muchos menos afirmamos que estas casos aludidos no tengan una importancia determinada pero consideramos que no es el proyección de futuro de esta ciencia. Cuba donde se construye un proyecto alternativo tampoco a escapado del fenómeno, incluso hoy está fuera de los planes de estudio en la carrera de economía de la Universidad de La Habana, centro rector ,no así en otros donde la oposición a eliminarla ha sido fuerte. Esto se explica por la naturaleza de lo vivido en los últimos años y los impactos externos e interno que ha tenido el paradigma ideológico, en este momento el debate se inclina por que se reanude su enseñanza en los nuevos programas que saldrán el curso 2005-2006.

Para ser consecuente con mis colegas de historia debate, sobre todo latinoamericanos u de otras latitudes, con la preocupación que comparto por el retorno a la buena salud de esta ciencia que fue raigal en el siglo XX americano hasta la fecha referida, trataré de esbozar en la brevedad algunas consideraciones que creo a mi juicio son impostergables en esta gran batalla por la nueva ciencia histórica

1. Urge la reconstrucción del paradigma de la historia económica y social, como instrumento de lucha para la explicación de la poderosa hegemonía que se cierne sobre nuestros pueblos por parte de la burguesía atlántica.

2. La historia como ciencia ya sola no puede explicar la complejidad de los fenómenos económico ,sociales, culturales y de otra naturaleza. El discurso historiográfico debe construirse desde la disciplina pero con la interdisciplinariedad y la transdisciplinariedad , como recurso metodológico. Lo que equivale a el dominio mucho mayor por parte del historiador de otras ciencias sociales, la economía política, la filosofía , la sociología,etc. y otras que le permitan apreciar el fenómeno en su totalidad.( no excluimos las exactas)

3. La matematización , la automatización, y digitalización de los enfoques de análisis de la economía se constituyen en un freno para el análisis de lo social si no se enfoca desde la trasformación de la estructura social . En la práctica el liberalismo de los nuevos tiempos en su variante neoclásica apunta en esta dirección para desde una racionalidad aparentemente científica , basada en una ciencia "dura", la matemática para encubrir los análisis de naturaleza social que tradicionalmente realizaban esta disciplina de las ciencias sociales.

4. El debate en torno esta cuestión es de vital importancia para la concreción de la nueva teoría de la ciencia histórica y que se enriquece con la labor de pensamiento de muchos colegas a lo largo de la Wed y otros espacios alternativos. El ahondar en un número mayor de valoraciones en torno al complejo de causa del declive, nos permite la realización de un diagnóstico adecuado y la proyección de las nuevas alternativas historiográficas desde la complejidad del mundo contemporáneo.

La Habana, 15 de marzo del 2004.

Saludos y afectos para todos, espero por el debate.