Debates


Negacionismo


 
 No creo que penar legalmente el negacionismo sobre el geocidio judío o sobre el armenio, como en Francia, sea un atentado contra la libertad de expresión. Al menos, no en tanto no lo sean otras leyes como las que afectan a delitos como la apología del terrorismo o de la violencia. De hecho, creo que ambos casos tienen la misma raiz y son comparables. Negar el genocidio judío no deja de ser más o menos lo mismo que justificar el nazismo, y perdón por el trazo grueso de la afirmación. El problema, creo, más bien está en la hipocresía de esas leyes. Es delito negar el genocidio judío, pero no el gitano. Se ilegaliza a Batasuna por no condenar la violencia de ETA, pero no a Falange o a Plataforma per Catalunya, partidos abiertamente xenófobos. El problema es que si han de existir estas leyes, entonces deberían ser mucho más objetivas. Y aplcarse siempre. Pero dado que eo no es viable, para empezar, por la presión de los grandes medios, quizás sí fuera mejor que no existieran este tipo de leyes. Pero viendo el éxito de los libros de tipejos como César Vidal o Pío Moa, yo prefiero que sí existan. Que los historiadores sepamos que algo es o no verdad no significa que esa gentuza no pueda hacer mucho daño difundiendo mentiras que los no historiadores creen. Como cuando Moa dice que la guerra civil española empieza en el 34 con la huelga de Asturias, y no con el golpe de estado del 36; o cuando Vidal se inventa una cita de un diario en su libro Paracuellos.
 
Quiero decir que el problema es que esa gente no aspira a debatir con los historiadores, sino a difundir propaganda.
 
Sergi Viciana Fernández
IES Badalona