Debates


Negacionismo


Lo que aqui escribo son algunas reflexiones que me han venido surgiendo a medida que lei este interesante debate.
 
En cuanto a la cuestión del Holocausto, creo que ya debería entenderse que realmente sucedio. Si bien hay discrepancias en la cantidad de personas asesinadas en ese gran hecho del siglo XX, los métodos empleados o las razones que desembocaron en el mismo, hay un problema que no debe olvidarse: se trata de un fenómeno que no se puede desligar de la incomprensión de las diferencias culturales. E inclusive, el fenómeno nazi debe reformularse en un plan de exterminio de aquellos que no ¨encajaban¨en la llamada raza aria: esto significa no solo judios, sino tambien gitanos, homosexuales, discapitados, etc. Debemos entenderla como una lógica social direcciona a elimiar la alteridad extraña; un acontecimiento o experiencia histórica que nos habla de cómo el hombre actua frente al otro, a la alteridad si no la comprende: y esto muchas veces lleva el nombre de etnocidio, o sea, la lisa y llana supresión de un pueblo por otro, muchas veces sustentado por teorias pseudocientificas e ideologias que fomentan la idea de la civilización y el ser superior. No obstante, dicho evento, no puede desconectarse de otros momentos - como bien ha señalado la colega Eugeniu Toma - referidos a la conquista de América, el holocausto armenio y muchas situaciones. Sin embargo, el Holocausto, la conquista de América o el genocidio armenio no deben ser dogmatizados ni utilizados para crear una identidad, sino que son parte de nuestro pasado y de nuestra memoria, a la cual - en concordancia con  Oscar Aguirre - deben ser enfrentados y criticados. Si bien la historia no se repite, y por lo tanto no podemos pedir lecciones a la historia - en términos de Marc Bloch -, es necesario analizar y reflexionar sobre la situación actual, que nos compele a revisar nuestras formas y estructuras de pensamiento, y más aun, a prestar atención a los hechos del nuevo siglo XXI. La globalización - que en mi reflexiones puede denominarse así al proceso por el cual se mundializa y expande política y territorialmente un sistema socioeconómico de relaciones de producción, consumo y distribución como es el capitalista - esta afectando y erosionando cada vez más nuestras ¨bases¨sociales, económicas, políticas y culturales: Y de esto surgen nuevos problemas  - que, sintetizados de manera muy esquemática esten-  relacionados con la convivencia o no de las diversas culturas que habitan el planeta.
 
En cuanto a la Torah y otros escritos de tal índole antigua, considero - compartiendo los planteos de la opinión de Ana Funda Patrón de Smith y Emanuel Pfoh - que dichos ¨textos¨ fueron escritos, formulados en contextos de diversidad étnica, en donde se conjugaban las tradiciones ancestrales de distintos pueblos y que por lo tanto, fueron elaborados con el objetivo de cohesionar a diferentes culturas, crear (o recrear) una identidad social y muchas veces otorgar legitimidad a las elites del momento. De esta manera, debemos reflexionar que fueron escritos para una época histórica determinada, para actores sociales intrincados en complejas redes de relaciones que alguna vez existieron y que hoy, nosotros, miramos con objetivos de investigación. No se tratan pues de sútiles engaños o mentiras, sino de discursos encaminados a lograr la conformación de una identidad.
 
Mi posición frente a estos acontecimientos y otros acaecidos en la actualidad - como la guerra de Irak y la actual posición beligerante del Estado sionista de Israel - es que el investigador o cientista social - en mi caso, el de historiador - cuya tarea debe tomar una posición crítica, comprometida con la realidad social y con la mayor ética posible. esto significa, en mi planteo, estar a favor del respeto a la diversidad cultural y la tolerancia.
 
Horacio Zapata
Escuela de Historia - Facultad de Humanidades y Artes - Universidad Nacional de Rosario