Debates


Nuevo Paradigma Educativo


Propuesta de Gerardo Mora para integrar el “Catálogo Nacional de Formación Continua y Superación Profesional de Maestros de Educación Básica en Servicio ciclo escolar 2011-2012”

DIPLOMADO DE EDUCACION HISTORICA

---------------------------
Nuevo paradigma educativo

Si bien es cierto que la influencia de la historiografía francesa (Arteaga: 1999) y el constructivismo trajeron nuevas temáticas y orientaciones didácticas a los programas de estudio (SEP: 2008), poco han cambiado las formas de enseñar Historia en educación básica (Vázquez: 1975; Ramírez: 1948; Mendoza: 2009; Lamoneda: 1990; Lerner: 1990 y 1997; Hernández Rabiela: 1995; Taboada: 1999 y 2003; Salazar: 1999: Nieto: 2001; Galván: 2006; DGFCMS: 2008; Rodríguez: 2010). La enseñanza transmisiva no ha sido menguada por las recientes reformas curriculares, siendo la principal causa la deficiente actualización de los profesores (Santillán: 2003) y el desfase del currículo de formación inicial (SEP: 1999).

En contraste, la Historia sigue siendo un importante referente de identidad social, como lo demuestra el resurgimiento de las “tradiciones” nacionalistas y las “memorias” colectivas (Carretero: 2008; Pagès y González: 2009; Pagès y González: 2010). Y otras formas de difusión histórica - visitas a museos y sitios, periodismo, cine, televisión y páginas web- tienen un público masivo. La pretensión de transmitir a los alumnos versiones del pasado como verdades absolutas es superada por los métodos extraescolares (Orozco: 2005), que logran una educación histórica informal (Carretero y González: 2005; Carretero y Montanero: 2008).Este retorno educativo de la Historia, después de su anunciado “fin” (Fontana: 1992) y la eliminación de los currículos escolares o su subsunción en competencias génericas, trajo tres tipos de propuestas para innovar su enseñanza (Pagès: 2009 y Merchán Iglesias: 2011):

· Unas introduciendo en las aulas las metodologías de investigación histórica (Prats: 2001 y 2010; Rodríguez Frutos: 2002; Drake y Drake:2003), la “nueva historia” (Le Goff: 1988; Burke: 1990 y 2007) o “talleres y laboratorios de la historia” (Henríquez y Pagès: 2004; Laboratorios de geografía e historia: 2005);

· otras recurriendo al constructivismo (Carretero, Pozo y Asensio: 1989; Martín: 1993), al aprendizaje por problemas (Pozo: 1994), procedimental (Trepat: 1995; Trepat y Comes: 1998), por descubrimiento (Llonch: 2010), al mapa conceptual (Tonda: 2001|), la “problematización” (Le Marec: 2009) y otras estrategias cognitivas (Dalongeville: 1995; IRES: 1996; Bain: 2005);

· y otras a la museografía (Santacana: 2006; Arriaga y Agirre: 2010), el testimonio (Mèlich: 2006), el periodismo y la literatura (Parcero: 2010), el cine (Uroz: 1999), la inicialización artística (Ávila: 2003) o científica (Hernández: 2010), la informática (Romero: 2001) y el internet (Internet y la enseñanza de la historia: 2002), la publicidad (Álvarez: 2006) y la educación patrimonial (Cuenca: 2003, Fontal: 2007, Martín: 2010).El historiador Carlos Barros (2007) sintetizó este proceso en un “nuevo paradigma educativo”. El coordinador del grupo Historia a Debate propone una pedagogía holística centrada en los valores, pensar la historia de manera global y vinculada con el presente (la historia inmediata). Aquí reivindicamos esta idea como educación histórica.

----------------------------

Puede consultar el proyecto completo en el apartado correspondiente del tablón de anuncios de la web.

Véase también el artículo "Modelos de Educación Histórica" en
http://www.ub.edu/histodidactica/articulos/Mora.pdf.

Gerardo Mora
Escuela Normal Superior de México