Debates


Nuevo Paradigma Educativo


La importancia del aprendizaje de la Historia como medio para comprender la situación del mundo en la actualidad está fuera de toda duda. Sin embargo, pese a esa importancia, la enseñanza de la Historia está sufriendo un continuo vilipendio en los sucesivos planes de estudios españoles.
 
En efecto, desde hace ya tiempo se ha convertido en una costumbre que cada Gobierno que alcanza el poder diseñe su propia Ley Educativa, independientemente de que haya o no una necesidad real para ello, y muchas veces con la única intención de eliminar las actuaciones del Gobierno anterior, hayan sido éstas beneficiosas o perjudiciales para el desarrollo general de la educación en España.
 
Estos cambios legislativos además han dado lugar a varios cambios en los planes de estudios, que en la mayor parte de los casos han tenido las siguientes consecuencias principales:
 
- Desde el punto de vista del desarrollo educativo español, una rebaja del nivel de exigencia al estudiantado, que ha significado que nuestros alumnos tengan unos conocimientos cada vez menos vastos.
 
- Desde el punto de vista general del profesorado, la sensación de provisionalidad derivada de los continuos cambios en la legislación, que se traduce muchas veces en la desmotivación del docente.
 
- Desde el punto de vista que podemos tener nosotros como docentes de Historia en particular, una continua pérdida de peso de las Humanidades en general y de la Historia en particular en los currículos escolares.
 
- Además, a todo esto hay que añadir el hecho autonómico, que permite que cada Comunidad Autónoma pueda desarrollar su propio currículo educativo en función de sus propios intereses, dando más o menos peso a los elementos del currículo planteados en la ley educativa o añadiendo contendidos propios.
 
Por todo ello, considero que no sólo debemos plantearnos cómo se podría llevar a cabo la construcción de un nuevo paradigma educativo, utilizando como hilos conductores las líneas temáticas propuestas por el profesor Miguel David Herrera, sino que sería necesario abrir un debate a toda la sociedad sobre la necesidad de implementar políticas educativas que no estuvieran orientadas sólo a intereses electoralistas, sino que estuvieran orientadas verdaderamente a la satisfacción de las necesidades formativas de nuestros jóvenes.
 
Pablo Folgueira Lombardero
Revista Tiempo y Sociedad