Debates


Positivismo


"...limitarse a instruir sobre el hecho en sí..." Muy bien, pero me pregunto dónde hallar "hechos en sí" listos y disponibles, esto es, materiales a enseñar que sean de verdad consensuales como materiales a enseñar. En ciencias humanas y sociales no existe un almacén donde uno encuentre cosas listas y neutrales de las que pueda apropiarse para enseñarlas a los alumnos. Esto es así porque las sociedades humanas son todas marcadas por desigualdades muy visibles en la distribución de la riqueza, el poder y el prestigio social (status) entre las personas. Como las disciplinas que se ocupan del hombre en sociedad estudian exactamente tales sociedades, obviamente no pueden obtener consenso, ya que las opiniones variarán entre los conservadores (para ellos, lo que existe, existe porque es necesario y debe ser preservado, eventualmente reformado puntualmente y con cuidado extremo) y los que preferirían que la sociedad cambiara, incluso radicalmente, exactamente porque no creen que lo que existe, existe porque es necesario; encuentran que todo es radicalmente histórico, no duradero en carácter absoluto y por lo tanto cambiable. La creencia, en historia, en que existan "hechos" dados, establecidos, reconocibles por todos (se supone) como hechos "históricos" es una herencia añeja de las ilusiones de la escuela metódica del siglo XIX, hace mucho consideradas con buenos argumentos como ilusiones, una escuela inductivista fuertemente marcada por una suerte de fetichismo de las fuentes, en el sentido de que "la verdad" es del todo exterior al observador y puede ser obtenida en los documentos en forma directa por medio de un método "crítico" aplicado con "objetividad" o "imparcialidad". El observador, luego de obtenerlos, sin duda manipula y organiza los "hechos", pero estos existen por sí, listos y previamente, en las fuentes. Pero incluso si uno creyera en algo así, la enseñanza de "hechos" sueltos resultaría en una crónica, y de las más aburridas. Si la historia fuese (o se presentara en la clase como) una simple colección de hechos sueltos, únicos, de ningún modo las ciencias sociales podrían ayudar un alumno a entenderla y sacar sus conclusiones. No existe un método que permita entender un amasijo de cosas sueltas.

Ciro Flamarion Cardoso (profesor de Historia Antigua y Teoría de la Historia,
Universidade Federal Fluminense, Niterói, RJ, Brasil).