Debates


Historia y postmodernidad


 
LA  VOCACION  PROPIA  DE  LA  MODERNIDAD  ES  LA  AUTOCRITICA  PERMANENTE.
 
   La  modernidad  se  caracteriza  en  sus  orígenes,  con  movimientos  artísticos  en  Hispanoamérica  y  en  España,  entre  finales  del  siglo  XVIII  y  principios  del  XIX,  se  caracterizó  por  su  voluntad  de  independencia  creadora  y  la  configuración  de  un  mundo,  que  en  la  literatura  se  concreta  en  innovaciones  lingüísticas,  especialmente  musicales,  y  en  una  sensibilidad  abierta  a  diversas  culturas,  particularmente  a  las  exóticas.  A  esto  se  le  llamo  la  ilustración. 
 
   Así,  la  ilustración  se  convirtió  en  una  expresión  critica  frente  a  los  factores  de  la  época,  criticando  la  vida  irracional,  al  prototipo  de  hombre  predominante  en  la  sociedad  y  los  problemas  que  habían  en  ella.  Estas  criticas  se  dieron  por  medio  de  numerosas  obras  literarias,  como  las  de  Charles-Louis  de  Montesquieu  (1689-1755),  quien  fue  un  escritor  y  jurista  francés  nacido  en  el  castillo  de  La  Brède  y  conocido  universalmente  por  sus  obras;  Cartas persas  y  El  espíritu  de  las  leyes.  El  objetivo  de  los  representantes  de  la  ilustración  era  lograr  que  el  hombre  pensara  y  criticara  la  realidad,  en  busca  de  mejorarla  y,  a  la  vez  mejorar  al  hombre,  que  pasara  de  un  estado  de  barbarie  a  un  estado  de  plena  civilización  y  cultura.  siendo  esta  el  lema  de  la  ilustración  ´´atrévete  a  pensar  por  si  mismo``.  Estos  pensamientos  fueron  influyentes  du!
 rante  la  revolución  francesa.    
 
   Posteriormente,  con  la  muerte  en  pleno  nacimiento  de  la  ilustración,  la  modernidad  fue  tendiendo  al  pensamiento  individualista  y  egoísta  del  capitalismo,  a  la  miseria,  a  la  pobreza  moral,  a  la  pobreza  ética,  a  la desigualdad,  a  la  explotación  y  a  la  negación  del  ser  humano.
 
Este proyecto puede resumirse en el deseo de poder/dominación/enriquecimiento, mediante la subjetivacion del individuo blanco, occidental blanco y cristiano y la objetivación de todo lo demás, ya sea sometiéndolo a si mismo, ya sea destruyéndolo, o bien haciéndolo espejo de lo occidental. El otro ­como la mujer, la cultura diferente, el pueblo distinto, la naturaleza- debe subordinarse al imperialismo de la razón occidental, al pueblo europeo o estadounidense y a los intereses de su lectura del mundo. En la economía, el mercado, hoy mundialmente integrado, constituye una de las grandes construcciones sociales de la modernidad, junto con la razón instrumental que dio origen al proyecto científico-técnico. El patriarcalismo, que margino y oprimió a media humanidad; el colonialismo, que sometió prácticamente a todos los pueblos no blancos; y la agresión sistemática a la naturaleza son otras tantas expresiones de la modernidad. (Boff, 2000, 10. p.). 
 
   La  modernidad  es?  O  fue?  una  época  dominada  por  la  inteligencia  de  la  tecnociencia  y  la  irracionalidad  del  comportamiento  del  ser  humano.  Vemos  en  ella  un  adelanto  y  progreso  científico,  pero  tales  progresos  son  utilizados  por  el  hombre  irracional  para  crear  artefactos  dañinos,  como  las  bombas  atómicas,  las  cuales  se  crearon  y  usaron  en  la  segunda  guerra  mundial  de  la  modernidad.  Pues  bien,  después  se  da  el  surgimiento  de  la  post-modernidad,  para  intentar  romper  con  la  barbarie  moderna.
 
   Este  termino,  post-modernidad,  surge  en  estados  unidos  en  las  protestas  políticas  durante  los  años  60,  y  posteriormente  en  Europa.  En  los  estados  unidos  se  uso  en  la  literatura  con  Flieder,  y  en  Europa  encontró  acogida  en  la  filosofía,  con;  Lyotard,  Foucault  y  Derrida.  De  este  modo  la  llamada  post-modernidad  se  traduce  como  una  huida  de  la  hecatombe  producida  por  el  capitalismo  y  la  industrialización  de  la  modernidad,  la  cual  trajo;  embrutecimiento,  guerras,  dominación,  destrucción  de  la  naturaleza.  Así    la  post-modernidad,  pretende  dar  la  idea  de  que  finalizo  esa  época.
 
No nos engañemos: la post-modernidad es el último y más refinado cambio de apariencia de la cultura capitalista con su ideología consumista. Ha fabricado un ´´pastel ideológico`` compuesto con los mas diversos condimentos, como las tendencias vanguardistas de las artes y de la literatura, surtido con asociaciones, fantasías y teorías de las ciencias que van desde la psicología profunda a la astrofísica, desde la biología molecular al esoterismo. De ello resulta una cosmovisión política y estética respecto a la cual nadie debe estar en contra, porque, irrelevante, no modificar el curso de la historia. La misma crítica esta ya incorporada en la concepción del todo se vale post-modernista. Todo ello, sin embargo, se hace con la condición de un inmenso olvido del trabajo, de las luchas, del sudor, de las búsquedas, de los aciertos de siglos de empeño humano, del martirio, especialmente de quienes, en el anonimato, entregaron sus vidas por la justicia y la dignidad de los demás. ! (Ibíd. 14. p.). 
 
   Pero  entonces,  en  que  época  estamos?,  post-modernidad?,  pero  todavía  estamos  viviendo  las  catástrofes   de  la  modernidad,  no  podemos  decir  que  estamos  fuera  del  capitalismo  porque  estamos  dentro  de  el,  y  ahora  mas  que  nunca.  No  podemos  decir  que  las  dominaciones  políticas  quedaron  en  la  modernidad  porque  todavía  las  estamos  sufriendo.  En  este  sentido,  la  post-modernidad  es  una  etapa  de  ocultación  de  las  desgracias  ocurridas  y  de  ocultación  de  todas  las  referencias  liberadoras,  como  el  marxismo,  dejando  a  este  como  una  ideología  vieja  y  ya  superada.
 
   Pues  bien,  no  olvidemos  que  los  representantes  de  la  post-modernidad  son  los  hijos  de  la  burguesía  moderna  y  de  la  sociedad  post-capitalista  y  consumista.  Así,  esta  etapa  se  convierte  en  ratificadora  de  la  modernidad  y  de  profundización  de  ella.      
 
La post-modernidad por su relativismo total, por su falta de compromiso declarado, por su desinterés por una humanidad mejor y por una completa ausencia de solidaridad por el destino trágico de la mayoría de la humanidad y, por fin, por su falta de horizonte utópico, no apunta a una superación de la modernidad. Por el contrario, ratifica y glorifica su lado patológico. En este sentido, la postmodernidad prosigue una expresión de la modernidad, en su lado demens (que siempre viene junto al lado sapiens). La modernidad, desde su emergencia, mostró rasgos destructivos, como el imperialismo occidental, la historia de la violencia y de la opresión sobre los pueblos, géneros y razas, la manipulación de la religión para dar un aura de sacralidad a su proyecto y la fascinación enfermiza por la violencia en las relaciones sociales y en el imaginario de los medios de comunicación. (Ibíd. 17. p.).   
 
  De  este  modo,  la  post-modernidad  se  convierte  en  la  modernidad  de  la  modernidad,  y  a  la  vez,  irónicamente,  se  convierte  en  critica  de  ella. 
 
   ¿Cuál  seria  la  vía  para  superar  la  individualidad  y  la  irracionalidad  de  la  post-modernidad?

Jorge Luis Chacon Jimenez
Universidad Santo Tomás, Bogotá