Debates


¿Para qué estudiar historia?


Estimado colega, desde Costa Rica, comprendo la mente despierta de sus estudiantes, pues en algunos momentos; esos, asiagos de nuestra existencia, hasta nosotros, o en mi caso concreto, amante, y defensor de la disciplina histórica, nos hemos hecho, semejante pregunta. ¿Es la disciplina histórica, de los detentadores del poder en cada etapa del desarrollo histórico? Si la respuesta es afirmativa, esta claro, a quienes les debe interesar en primera instancia el estudio de la historia, pues a la postre sería, de los detentadores del poder para seguir ostentándolo en cada etapa

Si se pretende transformar el poder, es también lógico, el porque se debe enseñar y emprender el estudio de la historia, por los actores sociales, que pretenden ese cambio.

Esto nos lleva a otra situación, efectivamente, el aprender o enseñar la disciplina histórica, para lo que llamamos en mi país la "chismografía histórica", efectivamente, desde mi punto de vista, es tarea de comadronas, más no de científicos sociales.

Entramos también en otros campos, lamentable, pero real, al menos en los país como el nuestro, y me parece, que en el caso de la historia, se aplica, también en otras latitudes, el de la historia como la cenicienta de las ciencias sociales. Vale decir, que para muchos estudiantes, e incluso profesionales ya graduados, la enseñanza y el desarrollo de la disciplina, no da para vivir, no digamos para vivir bien, sino simplemente, para vivir decorosamente. Desde este punto de vista, en un mundo globalizado, y neoliberal, efectivamente, nuestros jóvenes, y alguno que otro adulto, lógicamente se preguntan, para que estudiar historia; ya no solo por el aprendizaje, teórico metodológico de la disciplina, sino también porque a la postre no les permitirá desarrollarse en el plano profesional y meramente económico. Es decir, dicen los estudiantes, la historia no paga...

Pero hay algo que es dichosamente cierto, independientemente, de quién, reseñe la historia, la historia es necesaria. O, dime quién quiere aprender historia, y le diré si le conviene. En resumen, la historia no es para todos.

Ricardo Herrera Blanco