Debates


¿Para qué estudiar historia?

 
Querida Valeria [mensaje nº 80]:

  Esta es la primera vez que participo a un debate, y por lo que veo, estoy respondiendo a una compatriota (soy portena). Voy a tratar de darte mi humilde  punto de vista a una cuestion de no facil pero tampoco imposible respuesta.

En lo que concierne a la objetividad historica, no creo que el historiador minimamente actualizado a nivel bibliografico pueda continuar a plantearse el tema. Basta pensar que la reconstruccion del pasado la realiza un sujeto humano y no un ente abstracto. Yo estudié Historia en BUenos Aires en los ultimos anos del proceso militar y la reapertura democratica. Te imaginàs, que logicamente, despues de tantos anos de censura, no se hablaba mas que de politica y del futuro de nuestro pais. Fue realmente enriquecedor, porque era un abanico de distintas formas de encarar la tarea de docente y de historiador. No te olvides que era una epoca en la cual aun se hablaba del compromiso social del historiador, cosa que hoy muchos anos intelectuales han definitivamente abandonado. Habia para todos los gustos, desde los que utilizaban la catedra para 'capatar votos' a traves de una predica encendida, los que se abstenian por el  'no te metas'l y aquellos que si bien estaban definidos y comprometidos politicamente, RESPETABAN los 'cerebros' de sus alumnos y hacian historia.  Aunque a los veinte era mas facil impresionarse por los primeros, los mejores fueron los ultimos, porque simplemente, me ensenaron a amar  la historia  e introdujeron en el delicado trabajo del historiador. Yo creo que quien hoy estudie Historia lo haga no solo obviamente porque le gusta sino  porque ademas sienta la necesidad de ofrecer su granito de arena al presente y al futuro. No voy a hacer retorica de la dificil situacion que vive nuestro pais siendo residente en Italia desde hace  anos, porque realmente me avergonzaria. Y ahi va mi posicion con respecto a tu inquietud: no seria hora que de la tan prodigada y a veces poco actuada unidad interdisciplinaria de las ciencias sociales (al menos por lo que veo en mi contexto) se haga realidad para materializarse en aportes concretos a la vida del hombre, al futuro de la sociedad  y en nuestro caso, a la reconstruccion de nuestro pais? Y no hablo de grandiososproyectos, porque somos muy pequenos,  y nuestra investigacion y trabajo docente es una gota en el mar, pero ES SIEMPRE UNA GOTA, y mas vale una gota que nada. Quizà sea una idealista, pero  sigo creyendo en la fuerza del trabajo docente, en el poder del cambio desde la educacion y el conocimiento del pasado. En el compromiso del historiador, que no puede seguir enredado en discursos aislados del medio en que vive y no darse cuenta de la importancia de su tarea, del respeto que tiene que tener con su pasado, de la actitud critica pero tambien de la prudencia y cautela, que no deben abandonarlo. La historia sirve y tu trabajo por mas chiquito que sea, VALE.Con respecto a los profesores que hablan  'en dificil', experiencia ensenaque no todos estan dispuestos a hablar castellano simple para que hasta elultimo de la fila se le pueda acercar, hacer preguntas y darse cuenta decuanto valen...  Yo tuve el lujo de haber sido alumna del profesorGuillermo Madrazo  -y siendo vos  saltena, no creo que necesitepresentaciones-, y siempre me acuerdo de lo que con gran humildad nosdecia: cuando uno mas lee, mas se da cuenta de lo que le faltaaprender.  Valeria, un abrazo y mucha suerte en tus estudios.GRACIAS a la lista por darnos este espacio para poder participar!!!!!!!!!!!

 
Lic. Adriana M. Porta
doctoranda en HIstoria
Universidad de Messina (Italia)