Debates


Qué es la historia


A todos [email protected] compañ[email protected] de Historia a Debate:
 
        Ante todo mis disculpas por no haber podido continuar aportando mis ideas a este debate que tan interesante se ha puesto. Obligaciones profesionales me lo han impedido. Pero aquí estoy otra vez así que voy a ir contestando a los diferentes compañ[email protected] que han ido escribiendo tras mis últimas aportaciones.

Primero decir que no voy a entrar en el debate sobre el Holocausto. Puede que sea muy interesante pero no creo que sea este el Debate para ello. Quizás se debería abrir uno específico pero eso es otra cuestión que yo no voy a valorar. Aquí lo que me interesa es el debate sobre la Historia su esencia y como podemos hacerla avanzar. Vaya esto con todo el respeto para quienes han escrito sobre dicho tema.

        
Pasemos ahora a las respuestas. La compañera Guillermina Domínguez plantea que hay que huir de la súperespecialización y ser más humanistas, acompañando nuestra labor de la ayuda de otras ciencias. Esto es lo que yo estoy planteando desde el principio. La pregunta es ¿Cómo podemos hacer que las diferentes ciencias nos echen una mano? ¿Qué planteamientos metodológicos podemos hacer para llevar a cabo la tan necesaria colaboración entre las diversas ciencias humanas, sociales, sí pero también aquellas otras que no siéndolo, nos puedan aportar su colaboración? Quizás al final de esta disertación pueda dar alguna aportación al respecto, pero lo necesario es que los demás también aportéis, como se dice en publicidad, una tormenta de ideas. No importará como sean, entre [email protected] podremos sacar algo en claro.

        
El compañero Marcos Sánchez nos advierte de que debemos ceñirnos a la aplicación práctica de las herramientas que nos aportan otras ciencias, sin renunciar a la especialización. Parece contradictorio a lo anterior, pero no. Podemos mantener un alto grado de especialización y al mismo tiempo mantener un alto grado de preparación humanística. No podemos pretender ser especialistas de todo, aunque podemos tener conocimientos de diversas ramas para poder ver que aportaciones nos pueden der. Lo que debemos hacer, en mi opinión, es que los especialistas de esas otras ramas se impliquen en trabajos de investigación conjunta.

        
Un ejemplo a lo anterior nos lo da la compañera María de Lourdes Becerra, quién pone como ejemplo las altas conexiones entre la Antropología y la Historia. Su complementariedad. La Antropología aporta a la Historia, pero ésta también puede aportar a la primera de ellas.
 
        Se preocupa también nuestra compañera mejicana de que el debate está versando más que sobre el qué, quién y cómo. Importante es el qué, pero también el quién y el cómo. Para mí la Historia debe estudiar al hombre en su devenir histórico, pero en todos sus aspectos, dimensiones y perspectivas. Es un trabajo inmenso y no lo podemos hacer solos, necesitamos a compañeros que nos porten sus propias perspectivas desde otros campos. No me preocupa tanto que es la Historia, que creo todos sabemos lo que es, lo que me preocupa es que debemos ir más allá de lo que siempre se hace en esta profesión, si es posible. Investigar nuevas vías. Estoy de acuerdo en la importancia de las fuentes textuales pero hay más que textos.

        
La compañera Pilar Mesa pone el acento en la subjetividad de la Historia y cómo, a pesar de ello, somos los más adecuados para interpretar la Historia. Evidentemente así es. Lo triste de esta profesión en que tenemos que andar justificando nuestro trabajo, cosa que no tiene que hacer por ejemplo un médico, cuando en realidad tenemos un importante labor social. Sólo tenemos que creer en ella.

        
Francamente no me interesa mucho discutir sobre si la Historia es ciencia o no lo es. Puede que sea menos objetiva que las otras ciencias, pero hasta la Física o la matemática elige sus objetos de estudio. Todo lo que se estudia se hace desde la perspectiva de quien lo estudia, de sus circunstancias, etc. Los avances científicos producidos en los últimos 100 años han demostrado que las cosas no son siempre lo que parecen.

        
Como propuesta final planteo la necesidad de crear equipos multidisciplinares, invitar a científicos de TODAS aquellas ramas del saber que nos puedan aportar algo y a las que nosotros también podamos ayudar. Reunir esos equipos para que podamos estudiar conjuntamente que objetivos perseguimos, como podemos colaborar y a partir de ahí empezar a trabajar. Ya se han empezado a hacer cosas como estar. Por ejemplo las Primeras Jornadas celebradas en Vitoria-Gasteiz que han tratado de poner en común las aportaciones de ciencias como la Genética, la Antropología, etc. En su aplicación a la Historia.

        
Es un trabajo difícil pero creo que apasionante. Es necesario que dejemos de escondernos tras nuestros despachos, nuestros archivos y libros y empecemos a ver más allá y ver que queremos conseguir con nuestro trabajo. Yo lo tengo claro. Conocer a la humanidad en todas sus dimensiones y aprender de su comportamiento como primer paso.
 
        Un saludo a [email protected] y espero vuestra indulgencia por tan larga aportación
 
        Oscar Prieto
        Universidad del País Vasco