Debates


Qué es la historia


“Una cosa sé: que es importante contar historias para que la gente quiera siempre a su tierra”. Estas palabras pronunciadas por un niño mestizo de diez años, nieto y discípulo de un mago aborigen corresponde a la última escena de la película “Australia”. Me gustó tanto aquella frase que la anoté en mi agenda pensando en escribir algo sobre ella porque siempre me ha gustado leer y contar historias, que no es lo mismo que contar cuentos, mitos o leyendas. Historia es la narración de hechos ocurridos en tiempos pasados, debidamente investigados, comprobados e interpretados con voluntad de acercarnos a la realidad. La historia nos enseña acontecimientos importantes de la humanidad, que implica generalmente una valoración moral. La humanidad ha progresado a través de la historia.

El orador, escritor, político y filósofo latino Marcus Tulius, Cicerón, dejó escrito en “De oratore”: “La historia es testimonio de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida. Anuncio de la antigüedad” .

Ocho siglos después don Miguel de Cervantes y Saavedra en su Don Quijote, dijo: “La Historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente, advertencia de lo por venir”.

Siempre ha existido la tentación de tergiversar la Historia, acomodándola a unos intereses determinados, dando voluntariamente una interpretación errónea de la realidad de los hechos. Generalmente se utiliza el nombre compuesto de “Memoria Histórica”, sin tener en cuenta la diferencia, sino discrepancia, entre las dos palabras. Memoria es la facultad física o capacidad, mayor o menor, con que se recuerda o retiene cosas en la mente, frágil a través de los años y siempre subjetiva. Historia son hechos y éstos son como son y no como se quisiera que fuesen. A algunos les molestan símbolos físicos de otros gobernantes que son historia y quisieran destruirlos. Si alguien hizo algo denigrable, ahí está la Historia que lo recordará siempre, aunque se erige un monumento en medio de la plaza.

El escritor del pasado siglo, P. J. Bailey en “Festus: A Mountain Sonrise”, dice: “La verdad nunca tiene peligros para el hombre sincero; ni el conocimiento los tiene para el sabio; para el necio y para el hipócrita, error y verdad son igualmente peligrosos”.

La indicada frase inicial del pequeño me impulsa a manifestar mi admiración y aprecio para aquellos historiadores, periodistas y escritores que construyen sus textos y narraciones bajo la fuerza insumergible de la realidad de los hechos.

ERNEST VALLHONRAT I LLURBA
Centre d'Estudis Colombins, de Barcelona (España)