Debates


Qué es la historia


 
En varias ocasiones a lo largo de los últimos años, y en debates diversos (además de en éste mismo) he intervenido para insistir en la imposibilidad de hacer y enseñar una "historia objetiva". Me temo que los argumentos esgrimidos "contra" la objetividad (por muchos otros colegas) no han sido suficientemente apreciados, "leidos", pese a que uno de nuestros debates aborda precisamente este problema.
 
Éste es uno de esos casos en que se produce una clara impermeabilidad a tesis opuestas a las que circulan por nuestros distintos debates; lo que señalé como un problema hace no mucho en el relativo al Manifiesto (12/08).
Es posible, y sólo posible, que en este asunto particular, ese rechazo a "las otras ideas" provenga del significado que podemos atribuir a la alternativa de la objetividad, la "subjetividad".
 
Si la entendemos como "arbitrariedad", "parcialidad", o "sectarismo", resulta imposible aceptarla como una característica del conocimiento histórico en tanto producto, del mismo proceso de producción, y de la historia como realidad. Pero si la entendemos como "incapacidad para aprehender absolutamente las totalidades", como "las limitaciones que nos impone nuestra fisiología (particularmente nuestro cerebro)", y como "el resultado de nuestras experiencias y tendencias personales", expuesto de otra forma, si no nos consideramos "dioses" (y no de los clásicos, sino de los todopoderosos monoteístas) supongo que será más fácil entender y admitir que no existe una historia, ni una historiografía objetivas.
 
Abrazos,
 
Domingo Marrero Urbín
Profesor de Secundaria,
IES Santa Teresa, Gran Canaria.