Debates


¿Qué hacer?

 
EL LECTOR DE HISTORIA
 
Ambiciones de todo tipo han bastardeado la Historia, fuere por intereses económicos, políticos o religiosos. Se entiende por "bastardear", hacer las cosas peor que sus antecesoras o peor de lo que corresponde por su orígen y naturaleza, es decir, degenerar, falsear o falsificar, hacer perder a una cosa su pureza o autenticidad. El romano Marco Tulio Cicerón escribió en "De oratore" -"La Historia es testimonio de los riempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, anuncio de la antigüedad".
 
El lector de Historia ha de ser sagaz, percibidor de la verdadera naturaleza de las cosas y de lo que hay oculto en ellas. Ha de ser agudo y perspicaz. No debería confiarse a la primera y única opinión, sobre un hecho, por muy ilustre y prestigiosa que fuere, sino comprobar siempre en otras fuentes.
 
Por principio, la misión del historiador, investigador o estudioso es investigar y analizar los datos y fuentes. Averiguar la realidad de los hechos. No ha de ser simplemente un divulgador de narraciones tal vez equivocadas, convirtiéndose en propagador de los mismos errores o falsedades.
 
Otros factores a tener en cuenta en el estudio de la Historia, son los "ninguneos" y eufemismos que se producen en narraciones, según la formación o interés de los propios investigadores e historiadores. Los hechos son unos, pero las interpretaciones pueden ser diversas.
 
"Ningunear" es omitir u ocultar algún hecho referente a una o varias personas para menospreciarlas o ignorarlas. ¡Cuántas veces se detecta en las lecturas, identificandose la intención del propio autor. También ocurre la utilización de eufemismos, expfresión con que se sustituye otra que se considera proscrita por no favorecer o ir en contra de unos intereses ocultos.

 
Es interesante e instructivo detectar y averiguar las indicadas deficiencias en autores. Se encuentra a faltar en las revistas de este ámbito una especial atención a esta divulgación críica y de denuncia clara de equivocaciones y errores, evitando así su propagación. Se prestaría con ello un excelente servicio.
 
ERNEST VALLHONRAT I LLURBA, de Tarragona.
Miembro del Centre d'Estudis Colombins, de Bacelona.