Debates


Tiempo histórico


¡Hola a [email protected]!

El tiempo histórico es el “tiempo vivido” por los individuos y las sociedades humanas. Es un tiempo percibido y, por tanto, una construcción subjetiva de quiénes lo viven y de quiénes, como los historiadores e historiadoras, pretenden “revivirlo”.

Su ritmo es irregular, sujeto a aceleraciones y desaceleraciones. Y es sustancialmente un producto de los procesos de cambio –y también de las pervivencias- de las sociedades humanas. Por eso, “el tiempo no parecía haber pasado por Macondo”. El simple transcurso de los años, lustros y siglos no provoca los cambios históricos. Al contrario, las transformaciones (más o menos parciales o totales) generan el tiempo histórico.

Su naturaleza subjetiva es la raíz de los problemas de la tradicional división de la “historia universal” en las conocidas edades (prehistoria, edad antigua…) para explicar realmente la historia de todas las sociedades. Y ello, pese a que las grandes transformaciones históricas son su fundamento: Revolución Neolítica, revoluciones burguesas…

No me refiero sólo al eurocentrismo, aunque éste pone de manifiesto el problema de fondo. La edad media y la edad moderna fueron tiempos vividos exclusivamente por los europeos y ni tan siquiera por todos. Entonces, ¿qué tiempos vivía el resto de la humanidad? Aunque están sufriendo cambios radicales, muchos traumáticos, ¿los actuales Yanomamis viven el mismo tiempo histórico que los neoyorquinos? Es muy probable que la Globalización termine por homogeneizar o unificar la historia de todos los seres humanos. Pero todavía no es así.

Como alternativa el Materialismo propuso su modelo de “formaciones sociales” y de “modos de producción”. Aunque su concepción más dogmática incurrió finalmente en el mismo error. La Escuela de los Annales nos ofreció la idea menos sistematizada de “civilización” y también la de “estructura”. Y la reacción conservadora acogió, en cierto modo, el concepto de “desarrollo” proveniente del economismo de Rostow, que Pierre Vilar desmontó ampliamente hace ya muchos años.

Por su parte, el tiempo cronológico es para los historiadores lo que el sistema métrico decimal para los jueces deportivos: sirve para medir distancias. Por ello, como sabemos, las Cronología es una “ciencia auxiliar” de la Historiografía. Nos permite evaluar la duración y extensión de las pervivencias y de los procesos de cambio, esclareciendo así cuándo éstos “han parido” un nuevo tiempo histórico.

La existencia actual de diversos tiempos cronológicos en el mundo (chino, musulmán, cristiano y otros muchos) pone de relieve su dependencia del tiempo histórico, y su propia relatividad. La progresiva imposición del tiempo cronológico cristiano al resto del planeta es también un producto de la Globalización.

Domingo Marrero Urbín
Profesor de Enseñanza Secundaria
IES Jinámar III, Gran Canaria