Historia Inmediata


Bolivia


Para Randy Chávez García - Universidad Mayor de San Andrés
 
Mira, la historia no se hace desde abajo ni desde arriba, la historia la hacemos todos, cada uno desde el lugar en que le toca estar. Así fue en el pasado, es en el presente y será en el futuro.
 
Ahora bien, si de lo que se trata es de investigar, desarrollar, escribir historia, pues no pasa la cosa sólo por quién la ha investigado, desarrollado o escrito, sino que se trata de analizar ese material, ese documento, ese relato al que tenemos acceso con los entendimientos puestos en "conocer" esos materiales con la mayor amplitud posible, inclusive la posición ideológica del que los ha escrito, recopilado o lo que fuera.
 
De allí a la interpretación que de las conclusiones que obtengamos queramos hacer, hay algunos pasos, en los que sí entra aquello que tú llamas con esa hermosa y olvidada palabra que es "pueblo". Porque aquellas conclusiones estarán teñidas por nuestra concepción ideológica.
 
Por otra parte, no me atrevería a aseverar que toda ".la historia esta escrita por los poderosos, es una historia hecha por los dominantes ..."
 
La historia está escrita por algunos muchos de aquellos, por cierto, pero también por muchos de los otros y cada vez más aparecen nuevas investigaciones y trabajos que intentan dar otra visión sobre el pasado, menos comprometida con los poderosos y más cercana a la verdad histórica.
 
Simplemente, los documentos producidos por el pueblo eran muy escasos, aunque en los últimos decenios esto ha cambiado en muchos lugares del  mundo.
 
Uno de los motivos de esa escasez, la carencia de educación, reservada solo a las llamadas "clases superiores" de la sociedad. Y el historiador que quiera "hacer hablar" a ese pueblo, debe esforzarse en encontrar sus desaparecidas palabras en las de quienes los condenaban, fuera en documentos judiciales, eclesiásticos, etc.
 
No es un esfuerzo menor, por cierto, pero es imprescindible. (Si esto les ocurre a los historiadores de los países centrales, no tiene porqué no ocurrirnos a nosotros en América)
 
La página de historia que hoy está escribiendo Bolivia también puede ser leída desde ángulos diferentes: no dirá lo mismo el terrateniente de Santa Cruz de la Sierra que sus peones; ni el petrolero lo mismo que sus obreros. pero aún desde dentro de las clases populares, habrá seguramente opiniones divergentes. Y qué decir de lo que piensan un español, un brasileño o un argentino! Pero. ¿pensará lo mismo un obrero español que un gerente brasileño? ¿O un campesino salteño que el director de Repsol-YPF? Seguramente que no.
 
Y el historiador deberá "leer" en este mosaico (cuasi calidoscopio), entre tantas líneas, para intentar escribir, describir, interpretar el proceso histórico que se está desarrollando. o lo que es más difícil aún, el que - para llegar a la actualidad -, se desarrolló hace mil, cien o cincuenta años!, fuera en Bolivia o en el sitio desde dónde o hacia dónde dirija su mirada de investigador.
 
Pero bueno, al acercarse a la historia uno conoce el desafío que ese acercamiento conlleva, así que, adelante!
 
Luis O. Cortese
Academia de Historia de la Ciudad de Buenos Aires
Revista "Historias de la Ciudad"
Buenos Aires, República Argentina
 

Volver