Historia Inmediata


Bolivia


Crónicas desde el país donde un indio será Presidente

Profesor Ricardo Lannutti

Potosí, Bolivia, 12 de enero de 2006

“No es sueño ni delirio…

La América es original originales han de ser entonces sus instituciones,
Originales los medios para fundarlas por eso la utopía solo es posible si la inventamos;
O inventamos o perdemos”.

Simón Rodríguez, 1810, carta a Simón Bolívar.

 
Por primera vez, después de mas de 5 siglos transcurridos desde la invasión y el genocidio españoles sobre esta tierra y sus pueblos americanos, un descendiente directo de estos pueblos originarios, un “indio” como les gusta decir a los ignorantes eurocentristas, va a asumir la presidencia de su país. No cualquier originario, un aymará que, bueno es recordar habían sido dominados y explotados por los incas por mas de 200 años antes de la llegada de los europeos, que intentaron ahogar su idioma, su cultura toda, su religión.

No estamos entonces ante cualquier acontecimiento. Estamos en un punto único de la historia de América latina, Bueno es recordar las palabras de Tupac Katari cuando estaba a punto de ser descuartizado, después del levantamiento indígena ahogado en sangre por las tropas españolas y porteñas que todas salieron desde Buenos Aires a reprimir ese alzamiento de 100.000 armaras que había rodeado La Paz.. Dijo Tupac Katari: “volveré y seré millones” (palabras iguales a las que usara evita 180 años después).

La vuelta de los indios?

Con Evo Morales están volviendo un tiempo que nunca fue, y  más allá o más acá de lo que este haga: la América Latina ya no es ni será la misma después del 22 de enero. Será (ya empieza a ser) otra cosa pero no es único suceso en este proceso, ya el intelectual aymará Pablo Mamani ha escrito bastante en los últimos años sobre  el renacimiento de las culturas indígenas; sobre la generación de la conciencia colectiva de las masas sojuzgadas, que se expresaran en la conquista del poder político, administrativo e intelectual.

Pero un puñado de intelectuales no son los únicos que miran con atención el proceso, el Departamento de Estado Norteamericano maneja como una de sus hipótesis principales de conflicto durante los próximos 20 años el de los pueblos originarios de América latina. Las calles de Bolivia vuelven a mostrar hoy ese estado asambleario, de alegría y de angustia, de rostros preparados para la lucha pero también para el debate de ideas, de acciones,  que marca en este país los grandes eventos sociales. En la asamblea del lunes pasado en la Plaza 10 de Noviembre de Potosí me decía un dirigente campesino cargado de años, de ropas coloridas y de ideas desconocidas. “No se trata de seguir importando las ideas europeas, sino de hacer andar nuestras propias ideas”.

Ricardo Lannutti
Universidad Nacional de Luján (Argentina)

 

Volver