Historia Inmediata


Intifada Palestina

 
Hace algún tiempo lei un libro titulado " Los Judios, un pueblo  clase" en que se analizaba la historia de este pueblo desde la perspectiva marxista,explicando la histórica animadversión contra  ellos por su papel desempeñado en los procesos productivos en los que, con frecuencia, realizaban funciones que, por sus efectos,  contribuían a hacer  mas eficaces los sitemas de reacudación pero, a la vez,  precarizaban la situación económica de las clases menos  favorecidas.

Este papel  está perfectmaente documentado a finales de la ead Media en cuya época la administración de reinos  y señoríos y la recaudación de rentas  recae con frecuencia  en los judios, incluso en épocas  de personajes manifiestamente antisemitas.Yo mismo  comprobé en mis  escarceos  investigadores esa realidad.

A mi modo de entender, el sitema económico mundial descansa, en parte sobre la imposicón de modelos que hacen mas eficaz el sistema, pero más débiles a los que lo sufren, en parte porque el capitalismo de origen anglosajon, el que domina hoys día, muy influído por las prácticas históricas de los judíos, se convirtió  en sistema. De esta forma se entiende que  intentar esclarecer supuestos axiomas  como el Holocausto o la legalidad y , lo que mas sangrante, la humanidad, del estado de Israel, resulte anatema. Ser crítico con estes temas le coloca a unoautomaticamente en una posición antisitema. No se puede ni discutir, como  cuando a Galileo le hacen  afirmar  que es el sol el que se mueve y no la tierra. todo sitema  tiene su inquisición y así se entiende que brutalidades, crímenes y genocidios quedan impunes mientras buscan otros periféricos para distraernos. Esa es la cuestión. Israel y los que lo sotienen es le sitema, el Gran Hermano, el fenómeno que hace que nadie se pueda sentir seguro en ninguna parte por los odios  acumulados por tanta injusticia y la deseperación  que lleva incluso a la autodestrucción, como vemos día a día. El terrorismo islámico no se explica sin Israel. E problema es que su seguridad, an la forma actual, inmoral e inaceptable, nos está llevando a todos al abismo. Ningún pueblo por muy corporativo que sea  debe ser penalizado por su raza o por su credo pero, las actuaciones de Israel y de  los que le apoyan,  no contribuyen a evitar que, en alguna parte y en cualquier tiempo, el odio acumulado, lleve de nuevo a la barbarie.
 
J. Fco Correa
Profesor de secundaria (Instituto de Secundaria nº 1 de Pontedeume) y doctorando de la Universidad de Santiago de Compostela

Volver