Historia Inmediata


Intifada Palestina

 

Hola amigos de historia a debate. Quisiera concentrarme en el último mensaje de Eduardo Koffman. 

Quizás me ayude a aclararme sobre el conflicto que envuelve Palestina e Israel y, por extensión, a toda la lógica política actual.

Eduardo Koffman escribe como conclusión o como final de su exposición (larga y documentada)

"Nosotros NO consideramos enemigo al Naciente pueblo Palestino. Ojalá lleguen a tener su tierra y puedan vivir en ella en paz. Nuestro enemigo es quién participa en grupos terroristas, los dirige o los financia. El terrorismo es lo que no permite que ambas partes se sienten a conversar de paz. Es ese mismo el verdadero enemigo del pueblo Palestino. Ojalá el pueblo Palestino lo entienda y también entienda que el enemigo no es el Pueblo Judío. Con esa muestra de civilidad estaremos en franco camino a una paz."

1. Me gustaría concentrarme en ese final puesto que es el más "actual"; es decir, independientemente de las consideraciones históricas que le preceden es una toma de posición de cara al "status quo" que se vivie en Palestina.

Claro que no considerais enemigo al naciente pueblo palestino. Los pueblos no son enemigos de nadie como tales. A veces los pueblos son "atrapados" en una lógica politico-económica que le hace ser objeto de las furias de los adversarios. Podemos decir que los pueblos son víctimas por definición (el pueblo israelí también). Quiero decir con esto que esa frase es bienintencionada. Y avanzo ya que en el tema de Palestina las buenas intenciones son realmente causa de una desesperanza e inmovilismo preocupante.

Dicho esto me parece absurdo pensar que un ciudadano de Belén o Ramala no vea como enemigos a los israelíes, a los judíos en general, a EEUU, a veces incluso a Arafat. Es normal, cuando se está atrapado en la parte más débil, los referentes desaparecen y detrás de eso que queda nada. Solo deseperación. Las otras "víctimas" tienen luz, calefacción, piscinas, trabajo, ejército, misiles, armas químicas, armas nucleares, una "larga tradición democrática" (leáse con ironía profunda, sobre todo a partir de las ley de partidos aprobada recientemente en el Knesset).

2. "Ojála lleguen a tener su tierra y puedan vivir en ella en paz".

Bueno, el asunto parece fácil entregárselas unilateralmente sin más preámbulo (asumiendo los riesgos propios como si fueran ajenos o el verdadero altruismo y ecuanimidad política, "camino de Dios, camino de perfección"). Cuando se lleva tantos años mintiendo al propio pueblo israelí, secuestrado en un bonsai ultranacionalista apoyado en el sustrato psicológico de la persecución histórica al pueblo judío parece que las "soluciones" al problema pasaran por una "comprensión" de los palestinos, un "cambio de mentalidad", ver en los israelíes a un pueblo "amigo". No. No pasará por ahí. Eso es un elemento destinado a la tranquilización intelectual de las conciencias israelíes (de sus sectores pacifistas bienintencionados, los "malintencionados" están en la cárcel). Solo cambiará la relación entre los dos pueblos después de entregados los territorios ocupados y desmantelados todos los asentamientos, resuelto el tema de los legítimos propietarios de las casas robadas, se dé una salida al problema de los refugiados y el reconocimiento moral de haber efectuado una carnicería en toda regla (se cuentan los muertos, se suman, se restan y se calcula. No es díficil. A mí me salen 7 veces más por parte palestina que por parte israelí, teniendo en cuenta que los muertos en manos israelíes son producto de la política de un "estado democrático" , suma dobles puntos se mire por donde se mire por ser "terrorismo de estado". El peor terror es siempre el institucional). Para que obtengan su tierra es fundamental que la sociedad israelí cambie y elimine el lastre "del gran Israel". A de cambiar la concepción de su propio estado. Este paso no tiene que ocurrir pero está claro que en ese proceso desaparecerán los palestinos diseminados e inmersos en un apartheid contemporáneo, pero también hará de Israel un infierno de tal calibre que no dará cabida a una sola afirmación "bienintencionada" sobre sus bonanzas. Será algo que los autores del anterior documento no explican, el papel mercenario del Estado de Israel. El plasmador de políticas ultraderechistas, el entrenador de los escuadrones de la muerte en latinoamérica, los ejecutores del trabajo sucio, los "especialistas" en electrónica de defensa. Cargo tintas sobre lo peor porque de lo mejor también hay. Estoy ahora intentando situarme en el problema, no en manfiestar mis simpatías por Stefan Zweig, Philip Roth, Einstein, Marx,....

Resumiendo, el principal obstáculo para un "arreglo" es la política del estado de Israel. El terrorismo palestino es desesperado e irracional (es duro y provocativo pero la vida es dura y provoca aún más) comparado con el practicado por Israel desde su fundación, racional y legislado. Terrorismo e Israel están indisolublemente unidos. La mayoría de estados occidentales lo han practicado con asiduidad (más a medida que nacen, menos a medida que no hace falta).

En ese sentido, Israel es ya mayor de edad, es un alumno aventajado. Jamás nadie se reirá de ese estado. Es temido por todos los países arábes (qué miedo les debió dar la aparición como una "seta" del nuevo estado "amigo"). Pongámonos de verdad en la piel de los demás. Dejemos las buenas intenciones. Bush también las tiene. Llora a las víctimas de los "dos bandos". Todos lloramos. Todos tenemos sentimientos. Pero no pretendamos que la sentimentalización del conflicto nos aclare algo. Todo lo contrario.

3. "Nuestro enemigo es quién participa en grupos terroristas, los dirige o los financia."

Esta frase tiene un récord mundial en uso en el último año. Textual la ha pronunciado Aznar, Bush, Berlusconi, Blair,...

Concentrémonos en ella. ¿Qué tiene esa frase tan atractivo para que todos los líderes occidentales la repitan sin cesar?. O planteémoslo de otra manera, ¿qué ingredientes debe reunir una frase para que se convierta en atractiva para los líderes del "mundo libre?.

En primer lugar, debe desviar la atención de un problema hacia un asunto marginal. Además, ese asunto marginal debe tener un uso mediático y sentimental. Una rentabilidad inmediata. Un rédito. Estamos hablando de dinero en cierto modo. Debe ir acompañada de una retórica de "ataque a las libertades", "defensa ante la barbarie", "destrucción de nuestro modo de vida",...Desde un punto de vista psicológico debe enlazar "umbilicalmente" con deseos y aspiraciones profundas del ciudadano (cuyo resumen puede ser algo así como "no me toques mi casa, terrorista terrorífico". En este sentido es curioso como el asunto de la inmigración y terrorismo se dan la mano argumentalmente).

En segundo lugar, debe "ocultar" la propia política practicada por esos estados. En este sentido la perversión alcanza cotas insuperables de mezquindad. Terrorismo es esencialmente algo que molesta a occidente. Desde un atentado hasta una decisión gubernamental. Los actos terroristas realizados por los estados del "eje del bien" (Israel pertenece a ese eje) son "acciones defensivas", "limpieza selectiva", "aplanamiento del terreno" (juro que lo he leído referido a los bulldozers).

El terrorismo no es "nuestro principal enemigo". Nunca lo ha sido. Es una excusa "argumental". Se trabaja con el dolor de víctimas civiles para prostituirlas en un debate donde solo se pretende prolongar una decisión estratégica. La decisión en el caso de Israel es no entregar un milímetro de tierra y proseguir la ocupación (así lo hecho sin interrupción desde su fundación, con o sin enemigos "visibles" árabes).

Por extensión y hablando de Israel, la tesis es "El estado de Israel necesita hoy como el aire atentados terroristas para plasmar su política estratégica. Prolongando esta sentencia, si esos atentados no se produjesen el propio estado de Israel se vería obligado a provocarlos. Es dificil que necesite hacerlo porque ya invirtió muchos años en promocionar a Hamás y Yihad islámica, de forma parecida a como EEUU hizo con sus inversiones en islamismo terrorista en los años ochenta. Pero lo importante es que lo haría. El Mossad esta preparado para quemar un par de sinagogas en París sin hiciese falta. Esto es el triste y dramático mundo real. Qué poco sitio queda para esperanza bienintencionada, ¿verdad?. La frase provocativa y polémica podría ser "cada bebé israelí muerto son 10 metros cuadrados de tierra ocupada o por ocupar" (es lo que podríamos denominar mí propia frase polémica, menos contundente que la de Saramago).

En tercer lugar, la financiación de los grupos terroristas es un asunto tan dantesco que nadie sale bien parado. Ya comenté el interés del Mossad en la creación y promoción de Hamás. Conocemos de sobra la financión de Al-Qaeda con vínculos empresariales con la propia administración Bush.

Si se fuera realmente coherente en este sentido Bush, Sharon y dirigentes europeos deberían estar en Guantánamo por acción u omisión. Seamos serios por favor. No dejemos que ningún sentimiento se apodere de nosotros. Reservémoslos para nuestras familias. Duros como una piedra. Como Stallone.

En cuarto lugar y para finalizar con esta frase, podemos concluir que el terrorismo es una práctica cotidiana en la acción de los estados del mundo libre. Podría ser interpretado como el precio a pagar por tener casa y coche. Eso lo aceptaría. Pero el argumento de que "es nuestro principal problema" me parece haber recogido el "guante" a la primera oportunidad. Desconfianza absoluta ante este tipo de razonamientos.

El principal enemigo de Israel es su política actual. La política de Israel y EEUU está dirigida actualmente por ultraderechistas. Esta afirmación no es gratuita. Lo son vocacionalmente. La lista de militantes de extrema derecha en la administración Bush es realmente insólita. En el caso de Israel también. ¿Qué se puede esperar de las decisiones de estos políticos?. Nada, lógicamente. No olvidemos que en sus manos están las "llaves" para abrir las puertas de los "paraisos terrenales".

4. "El terrorismo es lo que no permite que ambas partes se sienten a conversar de paz."

Enlaza con lo anterior. Visto ya que el terrorismo es una zanahoria ofrecida a los ciudadanos cosmopolitas imperiales hemos de tener en cuenta la oposición de los ciudadanos habitantes en los países del "eje terrorista". Ninguno consideraría que el terrorismo ("ese invento para los occidentales") sea ningún obstacúlo. Por lo tanto, volvemos a lo mismo. Reconocimiento por parte de Israel del daño que ha infringido a un pueblo. Cuando esto esté encima de la mesa, las conversaciones avanzarán. Mientras los temas sean como organizas tu policía (por otra parte, formada por la CIA), te doy tres asentamientos, te garantizo un estado sin posibilidad de comunicación territorial, no hay nada de que conversar. Los palestinos rechazarán a todos lo dirigentes que "vendan" (Oslo dixit) su causa y aspiraciones por un plato de lentejas enlatadas. El camino de solución es posible por lo tanto. Pero, claro, mucho han de cambiar las cosas en Israel. Los atentados trabajan a su favor. Sharon y los colonos sueñan "que no acaben por favor, un atentado, dos atentados, tres atentados,....." y se durmió plácidamente (es triste que este también sea el método empleado para dormir de los ultranacionalistas laboristas ejecutando la "politica de estado", o replegándose de una vez a sus auténticos vínculos e intereses).

5. "Es ese mismo el verdadero enemigo del pueblo Palestino. Ojalá el pueblo Palestino lo entienda y también entienda que el enemigo no es el Pueblo Judío. Con esa muestra de civilidad estaremos en franco camino a una paz."

Ahora resulta que el pueblo palestino debe "entender" que los atentados de los integristas son la causa de su desgracia. Son el enemigo. El enemigo no es la ocupación, no es quien destruye sus casas, quien mata a diestro y siniestro desde hace cincuenta años, no es quien tiene los tanques, quien mata a sus dirigentes, quien destruye sus archivos, quien se mea y caga en sus instituciones. El pueblo palestino ha de entender que su enemigo es un suicida de quince años que se autoinmola y desaparece de la faz de la tierra con otras víctimas israelíes inocentes. La verdad es que es un argumento sorprendente. Es realmente el consejo de quien tiene la "sartén por el mango". Freud hubiese dicho que es la prolongación de un lapsus linguae. Su desarrollo argumental.

Los palestinos, como dije al principio, odian todo lo que venga de Israel (es digamos, una reacción visceral). Los bienintencionados israelíes no deben molestarse por ello. A mí no me extraña que los colonizados americanos odiasen a los españoles. Lo veo muy normal. Me pongo en su piel y hubiese pensado "vaya cabrones". Es verdad que existían expediciones científicas y señores como Bartolomé de las Casas. Pero, hombre, todo eso es música celestial para un colonizado.

Pero, claro, el palestino sabe que las personas no son buenas o malas por definición. Creo que lo sabe cualquier pueblo. Los pueblos son listos. No así sus estados. Una vez pasada la rabia visceral los palestinos reconocen a su enemigo en la política que el Estado de Israel ejerce sobre ellos. No contra su pueblo y menos contra los judíos. Este último argumento es exportado de la realidad europea y puede ser muy bien entendido por nosotros pero no por ellos que no tienen nada que ver en el holocausto y en las persecuciones que los judíos han sufrido. Aunque esto fuera así, no cambiaría para nada la ocupación que ejerce actualmente Israel sobre Palestina.

El asunto de la civilidad es parecido al sentimental. La política es triste y dura. El civismo no aporta realmente nada. Entre personas sí. Entre nosotros aportaría tomarnos una copa tranquilamente y reirnos un rato, comentar asuntos, ..., en fin, sería un elemento de entendimiento. Pero la política lleva un camino más sórdido. La economía se mezcla con la política, se convierte en estrategia, esa estrategia se afianza a nivel de conciencia y hace imposible cualquier solución. Se parte de la base que hasta Sharon es cívico con sus nietos y amigos. Seguro que Arafat también. Si los asuntos no los dirigieses esas "bestias".... No. Eso no es un argumento. Por cierto, se da la mano de forma tangencial con el argumento que la crisis Argentina (latinoamérica en general) es culpa de los dirigentes corruptos. Frase mediática. Frase a la galería. Lejos de la solución de nuevo.

Me salió algo largo todo esto. Quisiera aprovechar esta comunicación para lanzar mi contribución a la lucha del pueblo palestino por el reconocimiento "mediático" de su situación, ahora que los "aires" corren en sentido contrario a sus derechos.

Se trata (soy músico también) de un hip-hop denuncia de la situación palestina. En él se resume lo que he intentado exponer (creo que sin mucha fortuna) en las líneas anteriores.

Se puede descargar en www.vladivostok.sonico.com

Un abrazo.

Manel Martínez González de la Rubia
Analista de Sistemas.
Barcelona (España).
e-mail [email protected]