Von Clausevitz decía que la guerra es la continuación de la política por otros medios. En este caso la dirigencia palestina llego a un momento donde no podía concretar acuerdos con el gobierno de Barak, tal vez porque no esta dispuesta a las concesiones que debe hacer, tal vez porque las bases palestinas no están dispuestas a aceptarlas, tal vez porque otros grupos de poder palestinos pueden aprovechar el descontento en las bases para rebalsar y defenestrar a la dirigencia actual. La política nunca es unidireccional ni totalmente transparente.

Al gobierno de Barak lo agarraron en un momento de debilidad política parlamentaria. Es el gobierno israelí que más concesiones estuvo a hacer en cualquier momento desde 1967.
ç
Barak mismo tiene su domicilio particular en los territorios ocupados. Shimon Peres apoyo la colonización durante los setenta. Itzjak Rabin sugirió durante la primer intifada "romperles los brazos y las piernas...". Hay que intentar una visión demitificada de ambos lados. La alternativa actual a Barak, es la derecha anexionista que tiene la retalación y la venganza como proyecto político. Y entre los dirigentes palestinos hay algunos nefastos y explotadores.

La discusión sobre "derechos históricos" es un callejón sin salida (ver Benedict Anderson).

Al pueblo israelí la sensación de sentirse acorralado le recuerda de inmediato el holocausto, la sensación de sitio durante mayo de 1967 o la lucha por la supervivencia en 1973. En forma similar, los palestinos llevan su memoria histórica cargada de persecuciones y opresión. Lideres nacionales no pueden desentenderse de cuestiones de identidad, memoria histórica, enfrentamientos políticos internos, y otros yerbas.

Lo que parecía ser una rebelión popular espontánea hace algunas semanas, se esta transformando en lucha de guerrillas donde el terror y el anti-terror son opciones muy al alcance de la mano.
Las experiencias de "guerra popular revolucionaria" no han sido ni humanas ni han logrado llevar a la victoria popular. En general han desatado mas represión y falta de solución.

En los sucesos actuales, la sangre derramada (mas que nada palestina) será negociada mas adelante. Algunos de nosotros recordamos el lema "la sangre derramada no será negociada". Lo que parecía apropiado (lo era) en Argentina 1972, no es necesariamente apropiado al medio oriente 2000.

En este mundo pos-moderno, el sacrificio personal que postulaba Che Guevara, parece ser una opción desapropiada. La dirigencia palestina dejo al espontaneismo revolucionario del pueblo palestino crear ya mas de 200 mártires. El mundo es de los seres vivientes, no de los recuerdos. Hoy, como siempre, los engranajes de la historia son engrasados con sangre del pueblo. Como generales que calculan las perdidas humanas antes de una operación militar, los políticos actuales parecen calcular las perdidas humanas sin verlo como una actitud anti-humanista.

Para no dejar lugar a dudas: Apoyo la creación del Estado Palestino en las fronteras del 4 de junio 1967, en aceptación mutua con Israel. Repudio la colonización en los territorios ocupados. Repudio la santificación de la tierra y las piedras, tanto por judíos como por musulmanes árabes. La discusión sobre quien controla el monte del templo o la manzana donde esta la mezquita de El Aksa me parece una manipulación de políticos para arrastrar a las masas de ambos lados

Jorge:

La visión maniquea de pocos y buenos luchando contra muchos y malos no resiste un análisis serio. Indudablemente Israel tiene una superioridad militar tan grande sobre los palestinos, que precisamente se ve limitada a no utilizarla. el uso habido de helicópteros o tanques fue durante estos dos meses siempre en respuesta a acosos persistentes a civiles, que no tendrían que estar en ese lugar. Creo que desde el stalinismo soviético, la idea de castigar a los hijos por los "pecados" de los padres ha quedado mal considerada. Bombas contra omnibus de civiles no son hondas, asesinato de detenidos no son ni siquiera ajusticiamiento de criminal de guerra. La analogía entre el asesinato masivo industrializado nazi, basado en concepción de mundo racista excluyente, con el conflicto israelí-palestino,es una gran equivocación, posiblemente fruto de ignorancia y lavado de cerebro televisivo.

Hay que apoyar la independencia palestina según las fronteras del 4 de junio de 1967, hay que exigir la retirada de Israel y el desmatelamiento de las poblaciones. La reivindicación del terror por medio del "inocente olvido" de las salvajadas que se comenten por ambos lados, no coincide con una visión humanista.


Tzvi Tal
Universidad de Tel Aviv
Dpt. de Cinematografia y Television/
Instituto de Historia y Cultura de America Latina
Kibutz Gvulot, D. N. Halutza, Israel, 85525
Tel. 972-7-9983150 Fax 972-7-9987900
[email protected]
http//www.tau.ac.il/~tzvi/