Historia Inmediata


Mujeres de Afganistán

 
Amigo R. Ruiz de Sao Paulo

Coincido contigo en que la temática ha sumado más voluntades y estados de ánimo que argumentos racionales o por lo menos fundamentados. Aporto los míos.

No creo en el relativismo cultural. Si bien considero que en cada cultura hay pautas establecidas, sin entrar en debates más profundos sobre cómo se establecieron, las relaciones de poder, las tradiciones y sus personeros, etc, hay puntos de vista y perspectivas para abrir juicios de valor. Creo en el progreso de la Humanidad, no en el material a costa de cualquier cosa y cualquier cultura menos desarrollada tecnológicamente, sino en el saber reconocer los patrones de las nuevas generaciones y los inventos. Creo en ciertos valores de Occidente sin sacralizarlos, por ejemplo, en el concepto de democracia y en el de revolución, la conciencia del asesinato y en la ciencia por encima de las religiones, en los derechos humanos y en igualdad. desde esta perspectiva, ciertas prácticas religiosas de Occidente y oriente, son retrasos en el desarrollo de la Humanidad, la violencia contra los niños y las mujeres y la falta de igualdad para los sectores denominados minorías son aberrantes. En este marco, y sin ser el único caso, las violencias tribales en África, la segregación de la mujer en los países islámicos son tan terribles como las matanzas de palestinos en manos de Israel como los incendios del Amazonas o la actividad del KKK en USA; ni qué hablar de los pinochets y los bushes, no?

 En esta perspectiva, las aberraciones de los talibanes no son perdonables. Esa es mi opinión. Si me atengo a ese falso relativismo cultural debería aceptar todo porque es otra cultura; si matan mujeres, bueno, ellos son así. No, es un crimen.
Un abrazo.

Jorge Oriola
[email protected]