Historia Inmediata


Argentina

 

Estimados amigos de HaD 

Confieso que quedé estupefacto al leer los conceptos vertidos por el Sr. Enrique Caverzaghi Claas. En este fantástico Foro que nos permite opinar, discutir, analizar y disentir en lo relativo a los distintos aspectos, problemáticas y enfoques que hacen a la Historia, así como a temas específicos, nunca había leído un artículo que más que un aporte al debate historiográfico parece definitivamente un opúsculo político de bajo calibre. 

No es que crea que no se puede sustentar un posicionamiento político cuando debatimos sobre Historia. Muy por el contrario. Alguna vez he opinado sobre el posicionamiento político-ideológico a partir del cual todo historiador analiza, escribe y saca sus propias conclusiones al respecto del o de los acontecimientos históricos que elija estudiar. Tampoco me parece mal hacer historia contrafactual, siempre y cuando se tenga bien en claro que la misma es una herramienta valiosa si se la usa correctamente. Es decir, si le sirve al historiador para analizar hipótesis alternativas que le permitan visualizar otras posibilidades a través de sucesos que hubieran podido ocurrir de otra manera y cuyos resultados, por ende, hubieran sido distintos. Sirve para ejercer un pensamiento paralelo que a veces permite encontrar respuestas que de otra manera se hacen esquivas. Pero nada más que para eso. 

Si el análisis contrafactual pretende transformarse en análisis histórico serio, científico, entonces estamos en problemas. Coincido plenamente con el Dr. Oriola en cuanto a la calidad y el valor del escrito que pone a disposición del Foro el Sr. Caverzaghi Claas. No solo es pseudocientífico, carente de seriedad académica, sino que es extremadamente pobre desde el punto de vista conceptual. Más allá del derecho que le asiste al autodefinido "historiador privado" a tomar la posición política que le plazca en relación al gobierno presidido por la Dra. Cristina Fernández, me parece que en su impetu de manifestar una posición contraria al Gobierno Nacional argentino, si pretendía (o deseaba) profetizar la "inminente debacle" que se nos avecina a los argentinos, se equivocó de foro. Seguramente sobran en Internet, sitios en donde puede expresar sus anhelos, sus odios y sus posicionamientos político-partidarios. No me parece apropiado que estas expresiones las haga en Historia a Debate, que implica otra propuesta. Aunque lo más grave es que pretende o intenta hacernos creer que su escrito se constituirá en un aporte para un debate historiográfico serio. Para mí es demasiado burdo, demasiado banal... 

En cuanto al Dr. Oriola, con todo respeto, no me parece que salir al cruce de estos panfletos que pretenden un status científico del que carecen por definición y por su génesis, sea un trabajo estéril o implique perder el tiempo. Por el contrario, creo que esta tarea implica darle tiempo a un tiempo en que más que nunca se están librando batallas culturales en todos los frentes y en las cuales los historiadores no podemos permanecer ajenos. Aquellos que creemos en el compromiso del académico para con el colectivo social al que pertenece, no podemos evitar involucrarnos en estas escaramuzas, por más absurdas o mal intencionadas que resulten. 

Eduardo Miguel Bessera
Historiador - Docente
Museo de la Patagonia - Parque Nacional Nahuel Huapi
CESyT - Univ. Nac. del Comahue
Bariloche - Argentina