Historia Inmediata


Argentina

 
La situación que viven las universidades argentinas es consecuencia directa de los planes que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han elaborado con respecto a los sistemas educativos de los países del Tercer Mundo. Estos organismos consideran que en nuestros países el Estado debe centrar su esfuerzo educativo en la escuela básica y en la formación técnica, elementos indispensables para suministrar la mano de obra necesaria para sus inversiones acá, y la formación profesional universitaria queda supeditada a las instituciones privadas. En otras palabras, el Banco Mundial recomienda privatizar la educación universitaria, recortar los presupuestos estatales hacia las universidades públicas, y fomentar las universidades privadas. Esta política la iniciaron en Venezuela los gobiernos de Carlos Andrés Pérez (1989-1993) y de Rafael Caldera (1994-1999), con efectos que ahora es que se están sintiendo, pues nuestras universidades hicieron lo mismo que está haciendo ahora las universidades argentinas, recortar los gastos de funcionamiento y de inversión en planta física, laboratorios, bibliotecas, etc., y resulta que en este momento nuestras universidades tienen dificultades enormes para el mantenimiento de la planta física, los laboratorios y bibliotecas han quedado como piezas de museo, por lo desactualizado de sus componentes materiales, y casi todo el presupuesto se destina a sueldos y salarios del personal.

El actual gobierno de Hugo Chávez revirtió en parte la política neoliberal de sus antecesores. Asumió el pago de compromisos laborales que databan del gobierno anterior; incluso ha comenzado a pagar los intereses por fideicomiso (intereses sobre los depósitos para pretaciones sociales), algo que nunca se había pagado por los gobiernos anteriores, y cuya deuda era desde 1975 (ya han pagado el período 1975-1989). Elevó los salarios de los docentes universitarios, que durante más de una década habían estando alrededor de los mil dólares, hasta unos dos mil quinientos dólares actualmente (para un profesor titular a dedicación exclusiva). Esto lo ha hecho el gobierno a pesar de que las universidades, en razón del régimen autonómica que poseen, están controladas políticamente por fuerzas de la oposición socialdemócrata y socialcristiana (partidos Acción Democrática y Copei, y algunos desprendimientos políticos de esos partidos). Incluso los gremios universitarios, como la Federación de Profesores (FAPUV) y la Federación de Empleados (Fenatesv), están en manos de AD, y a pesar de los aumentos, reconocimientos y pagos de deudas realizados por el gobierno de Chávez, estos gremios han desatado una serie de paros y conflictos con el objetivo de contribuir, en alianza con otras fuerzas sindicales adecas y copeyanas, a desestabilizar al régimen de Chávez. La situación de Venezuela es entonces muy diferente a la de Argentina, pero en ambos países los profesores universitarios están en conflicto: aquí nos aumentaron el salario en un 20 % a partir del mes de agosto/2001, y la FAPUV continúa convocando a paros de actividades; allá, les recortaron el presupuesto y amenazan con disminuirles los salarios, y obviamente la protesta se hace necesaria.Debido a que ya he recibido alguna información sobre la situación argentina, incluida una
declaración del decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, voy a proponer ante el Consejo de la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad del Zulia que se adopte una resolución de protesta ante el gobierno argentino por los recortes presupuestarios a las universidades públicas, y de solidaridad con nuestros colegas profesores argentinos que reivindican el necesario papel de la educación pública en el desarrollo de nuestras sociedades. Saludos solidarios. Prof. Roberto López Sánchez. Director de la División de Formación General de la Facultad Experimental de Ciencias. Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela.

Roberto López
[email protected]