Historia Inmediata


Argentina


Compañeros de Historia
HaD
 
Argentina, en medio de la mayor crisis económica desde 1930 y el mayor escepticismo político desde los tiempos de la llamada Década Infame (los años de restauración conservadora y fraude electoral, entre el 30 y 43), va a las elecciones para renovar diputados y senadores nacionales. Y hay un dato histórico: como nunca crece en las encuestas y en la calle, en el ánimo de la gente de diversos sectores sociales, el voto negativo, el no voto, el voto autoimpugnado y en blanco.

Es interesante analizar esta situación antes y después del voto del 14 de octubre. refleja un desánimo popular respecto de la política y los políticos. Se habla de votar por Clemente, un simático personaje de historieta argentina (Caloi) que allá por el 78 instaba a tirar papelitos en el Mundial de fútbol como parte de nuestra protesta-identidad frente al régimen y sus serviciales periodistas radiales y que por ser presunta ave, sin manos no podría robar; o por Belgrano, San Martín e Irigoyen, actores sociales del pasado que hoy serían impolutos e inmaculados ante tanta patraña de senadores corruptos y diputados asociados a banqueros enriquecidos; o en blanco; o colocando en el sobre la foto de alguien querido o representativo (técnicos de fútbol, deportistas); cartas con insultos, etc.
¿Por qué se llega a esto? En gran medida porque la política no ha tenido resultados felices en la Argentina de los últimos años: corrupción, descreimiento, robos desde el Estado, reducciones de salarios y jubilaciones, impuestazos, venta de empresas nacionales y aumento exagerado de la deuda externa, políticos que no se renuevan, traiciones, bajo nivel educativo, intentos de arancelar la Universidad .... armas malvendidas a países vecinos, contrabando, inseguridad pública, delincuencia sin penas, atentados sin resultados judiciales, cada vez más pobres y desnutridos, cada día más desempleados, cada vez más niños que mueren de hambre. Y cada día que pasa los políticos no terminan de presentarse a la sociedad como salida váida: en general, no se les cree.

Pero seamos justos (yo mismo hago política en mi pequeño pueblo patagónico además de trabajar en la docencia más de diez o doce horas diarias y de a poco, investigar la historia regional), no se puede meter a todos en la misma bolsa, no? Sin embargo, la izquierda y la centroizquierda han quedado atrás en las preferencias de alternativa o el voto castigo: hoy se quiere votar por un NO a los hombres o al sistema en un casi 25 % del electorado. Ya en dos provincias muy pobres que adelantaron elecciones propias, se dieron estos porcentajes entre el NO VOTO y el VOTO x NO.

¿Quiénes se benefician con esto? Sin desmerecer a los ánimos sinceros de muchos, esto beneficia a la derecha, a los banqueros  y a los que aún creen que pueden venir por más en la Argentina, a los que sueñan con un émulo de Fujimori en la Argentina, ahora que no hay posibilidades para un golpe de estado tradicional. Y no es extraño que esta campaña, montada en el desánimo generalizado, sea instigada por los servicios de seudo espionaje estatal y varios periodistas o conductores televisivos mediocres y pro-régimen.

Sugiero seguir atentamente esta semana el desarrollo de estas elecciones y sus resultados. A los historiadores dará que hablar. Y a los argentinos, nos dará mucho para trabajar y tratar de cambiar.

Gracias.

Jorge oriola
Esquel-Patagonia Argentina
[email protected]