Historia Inmediata


Colombia

 
¿EL  NUEVO  FENOMENO  URIBISTA  NO  ES  MAS  BIEN  UN  VIEJO  FASCISMO?
 
Estructuralmente  Colombia  es  un  país  basado en  la  división  de  poderes  propio  del  liberalismo  político.  Hay  un  parlamento  dividido  en  dos  cámaras;  senado  con  102  miembros  y  cámara  de  representantes  con  166,  los  cuales  son  elegidos  por  voto  popular  para  periodos  de  4  años.  Igualmente,  consta  con  el  presidente  de  la  republica,  que  es  elegido  en  las  mismas  condiciones   de  los  congresistas  y  entre  una  variedad  de  ideologías  y  partidos  políticos.
 
   Ahora  bien,  cabe  recordar  que  la  estructura  política  de  un  estado  no  repercute  con  el  tipo  de  gobierno  que  implementen  los  designados  por vía  electoral,  en  manera  de  ejemplo  de  lo  dicho,  podemos  observar  como  en  suecia  rige  una  monarquía  constitucional  pero  su  gobierno  promulga  el  socialismo,  igualmente,  España  es  regida  por  una  monarquía  constitucional,  pero  durante  el  gobierno  de  José  María  aznar  se  vivió  un  gobierno  fascista  franquista,  contrariamente,  en  la  actualidad  rige  el  gobierno  revisionista  de  José  luis  Rodríguez  zapatero.    
 
   Basado  en  lo  anterior,  puedo  afirmar  que  Colombia  actualmente  con  el  gobierno  de  Álvaro  Uribe  Vélez  vive  sumergida  en  un  fascismo  con  la  estructura  de  una  democracia  liberal.  asimismo,  gran  parte  de  los  ciudadanos  colombianos  están  llenos  de  fogosidad  con  el  fenómeno  ideológico  propugnado  por  Álvaro  Uribe,  llegando hasta  el  punto  de  proclamarlo  como  el  salvador  de  Colombia.  Pero,  el  uribismo  no  es  mas  que  una  postura  demagógica  que  se  sustenta  del  miedo  de  los  colombianos  al  llamado  terrorismo,  miedo  surgido de  la  propaganda  guerrerista  predicada  por  Uribe  y  sus  medios  de  comunicación.  De  esta  manera,  busca  ser  visto  como  única  salida  y  solución  a  la  guerra  que  se  vive en  nuestro  territorio,  guerra  que  Uribe  vendió  como  una  lucha  contra  el  terrorismo. 
 
   Encontramos,  que  el  uribismo  es  por  esencia  guerra,  siente  un  amor hacia  ella  y  es  reconocida  como  un  acto  de  heroísmo  y  de  dignidad  que  le  imprime  un  sello  de  nobleza  a  los  pueblos  que las  afrontan  y de  la  cual  pretende  salir  victorioso  para  lograr  un  engrandecimiento,  glorificación  y  fortalecimiento  del  estado  por  medio  de  la  seguridad  democrática.  Este  amor  a  la  guerra  proviene  del  pensamiento  fascista  originado  de  la  Europa  moderna  y  predicado  por  los  dictadores;  Benito  Mussolini  en  Italia,  Adolf  Hitler  en  Alemania  y  Francisco  Franco  en España. Así,  el  militarismo  y  guerrerismo  de  estado  que  afirma  Uribe  y  el  actual gobierno  colombiano  surge  de  la  llamada  realidad  biológica,  la  cual,  exalta  la  lucha  y  la  convierte  en  algo  normal,  esencial  y  dignificante  para  la  vida  del  hombre,  ella  afirma  que  es  natural  que  el  débil  muera  en  manos  del  fuerte.  Este  es  el  principio  básico  del  fascismo  y  del  nazismo,  el  amor  a  la  guerra  y,  manifestado  por  Álvaro  Uribe.   
 
   Otra  característica  propia  del  uribismo  es  la  competitividad,  siendo  esta  un  apéndice  de  la  realidad  biológica  que  se  extiende  a  la  economía,  en  donde  la  empresa  mas  poderosa  debe  aniquilar  a  la  mas  débil,  dando  como  consecuencia  la  destrucción  de  las  mas  débiles  y  pequeñas  y  el  fortalecimiento  de  las  grandes  trasnacionales,  dejando  de  esta  manera  a  la  propiedad  privada  la  responsabilidad  de  las  industrias,  menos  la  armamentista.  Esto  conlleva  irremediablemente  al  aumento  de  las  desigualdades,  el  desempleo  y  de  la  opresión  del  fuerte  capitalista  que  es  la  elite  sobre  las  débiles  masas  proletarias.  
 
   Precisamente,  el  fenómeno  uribista  al  igual  que  el  fascismo-nazismo  hitleriano  se  ha  caracterizado  por  su  desprecio  y  desinterés  hacia  la  educación   colocándola  como  algo  secundario,  sobre  todo  en  las  áreas  artísticas  e  intelectuales,  viendo  en  ellas  un  elemento  de  contención  para  la  voluntad  del  hombre  guerrero  y  a  la  vez  porque  ven  en  la  educación  intelectual  un  arma  de  liberación  del  hombre  débil  y  oprimido.  De  esta  forma,  ha  impulsado  y  afianzado  una  educación  mas  de  oficios  como  las  técnicas  y  tecnológicas  para  producir  trabajadores  que  sustenten  al  estado.  
 
   Explicado  lo  anterior,  no  me  cabe  duda  que  el  uribismo  no  es  nada  nuevo,  sino,  un  viejo  fascismo  teñido  en  sangre  que  siente  agrado  por  los  sufrimientos  de  las  masas  populares   al  igual  que  el  vivido  en  la  Europa  moderna.
 
Jorge Luis chacon jimenez
univerdidad santo tomas
Colombia

 


 

 

Volver