Historia Inmediata


Colombia


La academia se pronuncia

COMUNICADO DE REDUNIPAZ SOBRE EL ASESINATO DEL COLEGA ALFREDO CORREA DE ANDREIS

La Red de Universitarios por la Paz y la Convivencia, reunida en Bogotà, en sesión especial, condena de la manera más enérgica el asesinato en Barranquilla de nuestro colega y amigo ALFREDO CORREA DE ANDREIS, Profesor de las Universidades del Norte y Simón Bolívar y miembro de la Coordinación Nacional de REDUNIPAZ, crìmen cometido junto al de su escolta particular.

Alfredo Correa de Andreis había sido injustamente detenido, acusado del delito de rebelión, por la red de informantes que tantas injusticias ha provocado a miles de compatriotas víctimas de las redadas masivas. Sospechosamente es asesinado unas semanas después de haber sido irresponsablemente acusado por este delito.

Alfredo Correa fue un demócrata convencido, un académico consagrado y serio en su trabajo investigativo, docente y de extensión, teniendo una obsesión vital por estudiar y estimular la participación comunitaria como elemento central de la democracia. Pero por encima de todo, fue un hombre bueno, un universitario que siempre pensó en el bien de su país, en la formación de sus estudiantes, en contribuir con sus análisis a la mejor comprensión del país y la búsqueda de soluciones a problemas tan angustiosos como el del desplazamiento forzado.

Los asesinos de Alfredo Correa de Andreis cargarán con la culpa de la profunda injusticia de haberle quitado la vida a un inocente.

Los miembros de REDUNIPAZ nos preguntamos donde está la seguridad democrática y para quién es, porque el asesinato de Alfredo Correa nos deja una gran duda acerca de la tan publicitada seguridad democrática y al mismo tiempo pedimos al gobierno nacional de manera respetuosa pero enérgica, como ciudadanos y como académicos, menos publicidad y más hechos de protección para todos los colombianos.

Desde REDUNIPAZ seguiremos trabajando por la paz y la convivencia entre los colombianos, y la memoria de Alfredo Correa nos seguirá estimulando en este trabajo.

Nuestra solidaridad con la familia del escolta asesinado.

A Alba, esposa de Alfredo, y a su hija y demás familiares un abrazo fuerte y solidario con profundo dolor pero también con esperanza en el futuro, el futuro con el cual siempre soñó Alfredo Correa de Andreis.

Bogotà, 20 de septiembre de 2004

RED DE UNIVERSITARIOS POR LA PAZ Y LA CONVIVENCIA