Historia Inmediata


Colombia

 

Estimados colegas Colombianos

Estamos al tanto de su tragedia nacional, en mi departamento docente han trabajado colegas de ustedes que no han tenido otro recurso que venir junto a nosotros como forma de escapar de una muerte segura. Conocemos como opera el crimen en su país y además, quien lo estimula. El dilema de la seguridad en su país pasa por el mismo racero que en el resto del mundo con la diferencia de que está bien focalizado. Esto forma parte de la red mundial de terroristas que al amparo del imperialismo norteamericano socaba las bases para el desarrolo de una democracia efectiva, participativa en bien de nuestras naciones y no el modelo doloroso del neoliberalismo político que se hace acompañar de un aparato estatal, referido a la más cruenta y policial de las dictaduras aunque estas tengan fachadas democráticas, ahí está el ejemplo latente de la muerte de su estimado colega.

La doble moral de esta actuación ha llenado de consternación al pueblo cubano cuando se supo de los manejos de la expresidenta de Panama, sobre el indulto a cuatro terroristas cubanos, los cuales fueron capturados cuando, a raiz de la Cumbre Iberoamericana, intentaron sin éxito la exploción del Paraninfo de la Universidad, para asesinar el Presidente de Cuba, Fidel Castro, sin importar la muerte de cientos de estudiantes y académicos allí reunidos. El imperialismo se encargó de protegerlos, como seguramente hará con los asesinos de su colega, en el caso de los cubanos, sabemos que tres de ellos se encuentran placenteramente disfrutando de vaciones, y el cuarto, el temible Luis Posada Carriles, se desconoce de su paradero, por conocer de sobra que sobre él pesa una causa en Venezuela por la voladura del una avión cubano en Barbados en 1976 que costó la vida a más de setenta personas incluida la tripulación y el equipo nacional de esgrima que regresaba de los Juegas Centro Americanos.

En uno y otro caso, son las manos de los terroristas " buenos" para Washington los que ejecutan actos contra pueblos y personas de verdadera cultura democrática.

Estimados colegas, enlutados como ustedes apelamos a la justicia, y si está hiciera oidos sordos, apelamos a nuestra convición de lucha que amenaza con lo más valioso de la humanidad en aras de miserables intereses imperiales y de sus acólitos.

Tenga pues la familia De Alfredo Correa Andreis y la de su escolta, nuestro sentido pésame y nuestra vocación solidaria en estos momentos difíciles. A ustes, entrañables académicos colombianos cuenten con nuestro afecto y con la confianza de que si fuera necesario en este departamento necontraran un refugio de amor.

Lic.Lázaro Díaz Fariñas
Profesor de Historia del pensamiento económico.
Dpto. de Desarollo Económico Facultada de Economía
Universidad de la Habana