Historia Inmediata


Colombia

 
Quisiera señalar algunos elementos que pudieran ser importantes para el debate del tema. En primer lugar, tal como se ve la situación en Colombia deberiamos discutir acerca del problema derivado de la pérdida de la hegemonía en el ejercicio de la violencia opor parte del Estado Colombiano. Este punto nos lleva a la reflexión, pues aunque resulte paradójico para quienes asumimos una militancia con la historia y la vida, en aquellas sociedades donde el estado y sus elites ejercen en exclusiva un ejercicio de la violencia, la situación "parece" más estable. Lo interesante delcaso de Colombia, es que existe una preocupación no sólo en los círculos de poder colombiano, sino sobre todo en los externos acerca de la significación de esa pérdida. Tendríamos que decir dos cosas, que esperemos no sean tomadas amal, desde el punto de vista histórico - sin dejar de preocuparnos por el costo humano- el proceso colombiano permite comprobar en que medida otros factores no-hegemónicos son capaces de llevar el ejercicio de la violencia, y al mismo tiempo analizar como los factores tradicionales - ligados al status quo- se definen y actúan en un escenario donde no cuentan con la exclusividad de la violencia. El problema pasa por el hecho que en esta disyuntiva histórica que vive la sopciedad colombiana, ninguno de los factores en pugna es capaz de ejercerun control sobre el otro, que se asume como un enemigo. Por otro lado, el proceso colombiano nos lleva a la reflexión acerca de la dinámica de consolidación del Estado Nacional, la manera como las élites han respondido históricamente al compromiso de generar o no respuestas sociales, la incorporación de otros grupos de actores - tanto sociales como políticos- en el ejercicio de la democracia como una consecuwencia de un proceso de modernización impuesto. Tal como se presentan las cosas, hay que discutir si realmente la modernización de la sociedad colombiana se traduce en propsperidad de otros factores que no sean los ligados tradicionalmente al ejercicio del poder. Finalmente el caso de Colombia, es un ejemplo claro de las posibles relaciones que se le exigen a los Estados Nacionales en la nueva coyuntura propiciada por los efectos de la globalización, un Estado que obedece a una política de mundialización, en su intento por enfrentar un problema socio-político e histórico clave, que se ha visto en la necesidad de recurrir a la intervención no velada de una potencia externa, en un problema que a pesar de los efectos es de Colombia. Creo que es pertinenete que los historiadores nos lleguemos a plantear que hacer ante la posibilidad que en otros contextos se produzcan las presiones que afectan a Colombia.

Juan Eduardo Romero Jiménez
La Universidad del Zulia
[email protected]net