Historia Inmediata


Crisis en Argentina


Opiniones acerca de la nueva etapa:
 Duhalde Presidente
 

Hace pocos minutos terminó la sesión del Congreso nombrando a Duhalde Presidente para terminar el mandato trunco de De la Rúa con una abrumadora cantidad de votos positivos y casi 40 entre negativos y abstenciones.

¿Podía esperarse otra cosa? Obviamente que no, habiendo un pacto entre el PJ, la UCR, parte del Frepaso y los partidos provinciales, tradicionalmente de centro derecha.

Creo que en principio se cumplió un aspecto constitucional importante: la designación de un presidente que termine el mandato hasta el 2003; por otra parte, el Congreso volvió sobre sus pasos y anuló la inconstitucional Ley de Lemas como salida electoral.

Pero las cuestiones sociales hay que verlas por sus contenidos políticos, no sólo jurídicos. Si no aparecía un candidato del PJ y ese partido mayoritario en el Congreso no lo apoyaba, difícilmente había gobernabilidad con otra figura, cuestionable por senadores, diputados y gobernadores de la mayoría. Y ese candidato, indudablemente, era Duhalde, que en 1999 salió segundo en las elecciones a Presidente.

De los antecedentes de Duhalde, basta con recordar el "prontuario" político que detallaron Walsh y Castro como para no hacerse muchas expectativas. Pero creo que la situación actual le impone a  ED ciertas definiciones que no podrá eludir, especialmente en cuanto a las cuestiones económicas.

De todos modos, se abre hoy un nuevo camino y ése será marcado por la presión popular, que hoy aparece afortunadamente desligada de los aparatos sindicales y partidarios para hacerse sentir. Si no se solucionan los problemas graves de la economía (la deuda externa, la evasión fiscal, el justificadamente denominado "robo bancario" como dijo A.Castro en lugar de corralito financiero), los sociales (la pobreza, la desocupación, los jubilados) y los éticos (la corrupción), el pueblo volverá a las calles. Y es aquí donde tengo mis dudas. ¿ Habrá represión a los cacerolazos, nuevamente como hicieron De la Rúa y Mathov ? ¿ O se apelará a manifestantes como los que de manera despiadada se apedrearon con gente de izquierda a pasos del Congreso ? No lo veo con la capacidad populista (limitada y efímera) de Rodríguez Saá sino como un "duro" de la política, ahora legitimado por un Congreso sobre el cual hay una dudosa legitimidad, pese a lo cercano de las últimas elecciones generales.

Si no hay mejorías, el pueblo apostará seguramente a presionar por la única salida que resta: llamar a elecciones en el curso del 2002.

De todos modos, no puedo disimilar la tristeza que me dieron los diputados del Frepaso que votaron por Duhalde, ni el rechazo que me produjeron los radicales que le posibilitaron el acuerdo Olivos 2, como Maestro, Alfonsín, Raso y Di Benedetto, entre otros. Se nos dirá que no había otra salida ante la crisis y la anarquía general. Pero los que venimos de la triste experiencia de la Alianza seguimos sintiendo un peso muy grande de frustración como para opinar acerca de las salidas posibles.

Habrá que esperar y seguir atentamente el desarrollo de la historia cotidiana, pero el poder financiero y de las empresas privatizadas sigue siendo muy fuerte y personalmente no creo que ED pueda o quiera cambiar el rumbo.

Una vez más, como siempre, el pueblo tendrá la última palabra.

Un abrazo.

Jorge Oriola
afiliado al FG del Chubut
Universidad de Patagonia

+++++

Releer la Constitución Nacional y hacerla cumplir es un derecho y un DEBER de todos los argentinos

La Constitución Nacional, reformada en 1994 es clarísima en cuanto a la duración de los mandatos presidenciales, la forma de sustituír o nombrar interinatos y cómo deben ser elegidos por el pueblo. En estas horas confusas, es un deber de todos hacer que se respete mientras no sea modificada.

El artículo 88 dice "En caso de enfermedad, ausencia de la Capital, muerte, RENUNCIA o destitución del presidente, el Poder Ejecutivo será ejercido por el vicepresidente de la Nación. En caso de destitución, muerte, DIMISIÓN o inhabilidad del presidente y vicepresidente de la Nación, EL CONGRESO DETERMINARÁ QUÉ FUNCIONARIO PÚBLICO HA DE DESEMPEÑAR LA PRESIDENCIA, HASTA QUE HAYA CESADO LA CAUSA DE LA INHABILIDAD O UN NUEVO PRESIDENTE SEA ELECTO.

De la lectura del artículo 88, que no admite dudas ni interpretaciones antojadizas, resulta muy claro que el Congreso, mediante la reunión de la Asamblea Legislativa de diciembre, el hasta entonces Gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá, ungido Presidente, deberá completar el mandato de Fernando de la Rúa, hasta que un nuevo presidente sea electo en el año 2003.

En cuanto a la forma de elección, la CN contempla la doble vuelta si hay una diferencia de votos entre los primeros y segundos candidatos así lo exige.

El artículo 94 establece la elección directa.

El artículo 95 dice que la elección se efectuará dentro de los dos meses anteriores a la conclusión del mandato del presidente en ejercicio.

El artículo 96 fija el término de una eventual segunda vuelta.

El artículo 97 dice textualmente "Cuando la fórmula que resultare más votada en la primera vuelta hubiere obtenido más del cuarenta y cinco por ciento de los votos afirmativos válidamente emitidos, sus integrantes serán proclamados como presidente y vicepresidente de la Nación."

El artículo 98 fija las reglas para ratificarlos sin segunda vuelta.

De esta lectura surge claramente que la CN explicita que los candidatos electos para dichos cargos corresponden a la fórmula más votada en forma directa. Por lo tanto, es claro que cualquier artilugio electoral como es la anacrónica y desvirtuada históricamente LEY DE LEMAS es inconstitucional, ya que el pueblo vota candidatos y no lemas que sumen votos de diversas fórmulas.

Esta vieja Ley de Lemas, aplicada durante muchos años en Uruguay y en algunas provincias argentinas en la década pasada, permite sumar los votos de sublemas al sublema más votado dentro del lema ganador. Por lo tanto puede ocurrir que un Lema único obtenga más votos que un sublema ganador de un Lema ganador. Dicho de otro modo, un partido político puede sumar, en su conjunto, más votos que otro partido o frente de partidos habiendo incluso logrado éste más votos que el sublema ganador del primero. Én términos de cantidades de sufragios, puede surgir una fórmula "ganadora" con pocos votos y eso sería falta de legitimidad.

Cuentas claras El Partido Justicialista coloca un presidente interino y en vez de hacer cumplir la CN en cuanto a la terminación del mandato del renunciante De la Rúa, exige ahora elecciones apresuradas. Y lo quiere hacer mediante una Ley de Lemas inconstitucional, a través de la cual el pueblo solucionaría la interna sangrienta del PJ que éste no quiere o no puede resolver. Una fórmula opositora podría obtener más votos que un sublema justicialista y no sería válido porque a éste se le sumarán otros sublemas.

La CN dice que hay elección directa de fórmulas y que la ganadora en número de votos debe ser proclamada. La aplicación de dicha Ley sería una nueva burla a la Constitución, la cual, nos guste o no, mientras no sea reformada, es la vigente.

NO ES HORA DE OPORTUNISMOS MEZQUINOS.

SI SE CONVOCA A ELECCIONES SIN RENUNCIA DE RODRÍGUEZ SAÁ, SE BURLA LA CONSTITUCIÓN. SI SE APLICA LA LEY DE LEMAS, TAMBIÉN.

ANTE ESTA COYUNTURA POSIBLE NO HAY OTRA SOLUCIÓN ETICA QUE LA DE ABSTENERSE.

La UCR habla de hacerlo pero porque no desean otra catástrofe electoral, evidente tras el fracaso de las dos Alianzas, la original y la de De la Rúa, los banqueros y Cavallo.

El PJ quiere arrojar la definición de su interna al pueblo, tras el asalto al poder de diciembre, evitando cualquier consenso político con otros sectores.

Si desean seguir mostrando los valores éticos que dicen defender, la centroizquierda y la izquierda, deberán abstenerse; de lo contrario, seguiría todo siendo más de lo mismo.

Serán necesarios nuevos cacerolazos, violencia, represión y muertes? El pueblo se ha manifestado y lo sigue haciendo para que dentro de la democracia y el ejercicio de la CN, se recupere la economía, se devuelvan los fondos de los ahorristas y se permitan utilizar los salarios libremente por quienes con dignidad y trabajo los han ganado; que cese la importación indiscriminada y se reactive la industria nacional; que el Estado vuelva a recuperar terreno en la economía, que se suspenda en serio el pago de la deuda externa y se apliquen esos fondos para poner en marcha el país; que cese la corrupción y se respeten las leyes y las garantías individuales.

Si todo eso no lo puede hacer Rodríguez Saá, que renuncie y se vuelva a elegir un presidente, como marca la CN., hasta el 2003 pero con el consenso de la mayoría.

Si la dirigencia actual traiciona la CN imponiendo elecciones y Ley de Lemas, no hay otra salida ética ABSTENERSE.

Jorge Oriola
afiliado al Frente Grande del Chubut
Esquel, Chubut, 29 de diciembre de 2001
Universidad Patagonia