Historia Inmediata


Crisis en Argentina


Caminar por las calles de la Capital Federal es observar caras preocupadas, tristeza sin fin, agresión contenida dispuesta a salir disparada ante cualquier situación, desde un vuelto mal dado hasta una cola interminable en cualquier banco en el torrido verano argentino. Mañana, viernes 4 de diciembre, el nuevo gabinete económico decretará la pena de muerte a muchos ciudadanos que alguna vez osamos confiar en el país. Mañana dictarán las nuevas reglas para una economía destruída que no tiene miras de modificarse. Mañana seremos más pobres, más desocupados y veremos como se volatilizan nuestros magros sueldos y las pocas ilusiones que nos quedaban. Sin embargo el pueblo es sabio y el ruido de las cacerolas comienza a sonar nuevamente , nuestra voz se escuchará una vez más, cueste lo que cueste. Si a los gobernantes "prontuariados" que hoy están en el poder no les tiembla el pulso para que el pueblo argentino siga muriendo de hambre, será él mismo p el encargado de exigir que se respeten sus derechos no jugando su juego, saliendo a las calles y mostrando que nadie está dispuesto a ser avasallado ni por la clase política tradicional ni por una justicia "injusta" corrupta y absolutamente desacreditada.  Es muy dificil mirar la realidad desde afuera cuando uno está inmerso en esa realidad, perdón si mis sentimientos exceden la racionalidad que debería tener, pero me resulta imposible hablo desde el corazón no desde la razón.

Angela Waksman.