Historia Inmediata


HaD con Raúl Dargoltz


Queridos Carlos e Hilda

Acabo de llegar a mi casa de Santiago del Estero, después de larguísimos seis días de ausencia.

Estoy aqui y me siento distendido, digamos que aliviado, con una gran satisfacción interior.Esperando con tranquilidad la sentencia que será dictada el próximo miercoles a las 13 horas.

Me hubiera gustado tanto que ustedes, Carlos, Israel, Boris, Roberto Lopez, Juan Paz y Miño, Rodolfo, Soledad,etc y todos los amigos de HAD que me apoyaron hubieran estado presentes en el juicio.

Pero que digo, claro que estuvieron, porque alli, estaba la querida Hilda Agostino, al lado nuestro, pegada a mis dos abogados, al frente del juez y a sólo tres metros del querellante corrupto y su abogado defensor.

Y durante las casi cinco horas que se desarrollo la audiencia(9 y 30 hs a las 14 y 30) no se movió de su silla, con su libreta de apuntes, escribiendo y escribiendo, haciendo historia inmediata, dándome su apoyo y el todos ustedes.Y creanme que lo senti muy fuertemente."No me levanté ni para el baño....tuve miedo que no me dejaran entrar nuevamente...", me dijo la pobre Hilda, casi víctima de un ataque de "vegiguitiz" o de "orinitiz"(nuestro castellano es tan rico, me dijo el juez de la causa, que podemos usar la palabra "cronicar", que utilicé en mi declaracion.)

La descripcion de Hilda fue magnifica, emotiva.

Me limitaré a ella, sólo deseo agregarle un par de cosas.

Revivi nuevamente el Santiagueñazo.Revivi toda mi investigacion.

Dos de los testigos figuran con siglas en el libro, M.C. y J.G.y sus presencias, identificàndose plenamente, demostraban que mis fuentes orales, testimoniales, no eran inventadas, al decir de la querella, y que reservé sus nombres para protegerlos de eventuales consecuencias.

El juez los maltrató, los intimidó. Les recordó que si mentìan podian ir presos, intentò a toda costa con preguntas muchas veces capciosas,mal intencionadas, con bromas dónde sólo podía reirse él, que "pisaran el palito" y sacarlos del medio.

No lo logró porque ellos dijeron siempre la verdad.Ese fue el único pèdido que les hice. Que no me "ayudaran" con sus dichos. Que siempre digan la verdad y sólo lo que conocen.

A José Gimenez(J.G.) el juez le preguntó si creia en la Justicia. Jose, un empleado estatal, también actor de mis obras de teatro, le respondió terminantemente que NO. El juez volvió a la carga "Porqué?.

"Porque si habría justicia no tendría que haber recorrido 1.200 kilometros y estar aqui, frente a usted".

Mario Castillo relató el incendio y la toma de la casa de Gobierno. El Juez le preguntó sonriendo si él pensaba ser Ministro de Educación del nuevo gobierno que formarian. Mario no se inmutó y le contestó que no lo habia pensado. Que el solo queria sacar a los corruptos del gobierno.

Yo me mordí para no levantarme y abrazarlos, para decirles lo orgulloso que me sentìa de ser sus amigos.Porque creanme había que estar en sus lugares.

Ayer miercoles, a la mañana fueron los alegatos. Ya Hilda les contó.

Voy a tratar de conseguir los borradores del informe de mis abogados.

Son bien importantes porque fueron un verdadera alegato a la libertad de expresion y de prensa.

En la justicia argentina el reo,imputado, al final, si asi lo desea , puede cerrar el debate.

Yo hablé. Dije que en los diarios nacionales de la mañana justamente había aparecido la noticia que el corresponsal en Santiago del Estero del diario Clarin, habia sido amenazado de muerte al igual que su esposa e hijo de nueve años. Su delito investigar los negociados del poder en la provincia.

Dije que yo CREIA en la Justicia Argentina.No como mis testigos, que eran hombres de pueblo y que sintetizaban un pensamiento.

Que no generalizaba, porque sé que hay jueces honestos, capaces y probos, al igual que politicos y legisladores.Uno de esos jueces, un amigo, sentencio a los asesinos de Maria Soledad en Catamarca. MI ex esposa , madre de mis tres hijos mayores, fue juez durante 25 años y conozco de su dedicacion y honorabilidad. Que mal puedo generalizar.

Pero que tambièn TEMIA a la justicia argentina. Que temia que podia ser condenado, que si me condenaban por haber relatado la verdad, estaban condenando a que en Santiago(lo reduje a mi provincia, pero creo que merece ser ampliado geográficamente)nadie en el futuro podría hablar contra el poder, contra la corrupción, contra la injusticia.

Termine citando al evangelio"con la verdad no temo ni ofendo".

Todo mi alegato fue lamentablemente entrecortado, con mucha emoción, tenia un verdadero nudo en la garganta.

Pero dije mi verdad, que estoy seguro que es la verdad de todos mis amigos ..

Les envio un gran abrazo y muchas gracias por todo vuestro apoyo.

Raul Dargoltz
Universidad Nacional de Santiago de Estero
Argentina
[email protected]

Cuando prestè la declaración indagatoria como imputado expliqué con la mayor claridad posible de que forma, cómo, había sido mi investigación histórica. Cuáles fueron las fuentes orales