Historia Inmediata


HaD con Raúl Dargoltz


Hola queridos amigos. Me olvidé.Va el articulo en cuestión.Ustedes podrán advertir de él cuales son las verdaderas razones del juicio que me hacen en Buenos Aires.

Raúl

++++

EN NOMBRE DE MIS FRACASOS
Por Raul Dargoltz

El pasado 14 de diciembre en el edificio de la Prensa Argentina en Buenos Aires en un emotivo acto que contara con la presencia de los más importantes medios gráficos del país, nos fue entregado a Oscar Gerez, secretario de redacción de E.L. y a quien esto escribe un primero y un segundo de los premios ADEPA de periodismo correspondientes a los rubros Derechos Humanos y Ecología y Medio Ambiente por los artículos que escribimos en Liberal.

Un premio que nos estimula y nos compromete, pero que también nos invita a una profunda reflexión. Me preguntaba en uno de esos artículos que escribí "Cuál es nuestra responsabilidad al comenzar un nuevo milenio? Y si "Podemos hacer algo ante los llamados desastres naturales que nos azotan diariamente o porque son naturales cruzaremos tranquilamente los brazos?(El Liberal, 4/1/00)

Señalaba que Koffi Annan, secretario general de la Naciones Unidas, enfatizaba que el adjetivo de desastres naturales es cada vez más engañoso, porque los cataclismos son causados mucho más por las actividades humanas que por la naturaleza y que "estos desastres naturales tampoco son desconocidos para los santiagueños....también nosotros soportamos el famoso meteoro del 74 o los recientes tornados devastadores, las cíclicas inundaciones y sequías....".

Me adelantaba en sólo dos meses a las graves inundaciones que soportaría la provincia y que hoy ya nadie recuerda ni comenta. En efecto escribía con el título "Las aguas bajan turbias" cómo la mitad del territorio provincial, 14 de los 27 deptos. habían sido afectados por las inundaciones provocadas por las lluvias y crecientes de los ríos. Estas inundaciones lamentablemente no eran nuevas para nosotros.."forma ya parte del paisaje y del folklore santiagueño (también del latinoamericano) y hasta nos hemos acostumbrado a convivir con él."(E.L.16/3/00)

Y mientras tanto, han pasado ya casi un año y las aguas siguen bajando bien turbias. Acaso se ha mejorado la situación de mantenimiento de nuestros principales diques, la mayoría de ellos totalmente colapsados y con severos problemas de colmatación y contaminación? O la política de ajustes nuevamente han condenado al olvido a nuestros campesinos que tendrán que seguir rezando para que las aguas no vuelvan a arrasarlos.?

Nos preguntamos también ,impresionados por la crónica de E.L. del 11/3/00, cuál sería el futuro de los catorce niños de Loreto que se refugiaron con sus padres al derrumbarse sus precarias viviendas en un horno de carbón vegetal y cuya atmósfera contaminada les provocó irritaciones en las vías respiratorias. Y manifestamos con una gran amargura que los "sectores políticos locales que nunca gravitaron en el plano nacional, tampoco se interesaron en desarrollar el sistema de canalización de nuestros ríos y solucionar el drama de los campesinos."

Se ha solucionado definitivamente el problema de la población de Argentina, en nuestra provincia, en esta América Latina cada vez más pobre y cada vez más destruida? No, por el contrario, treinta toneladas de gamexane siguen enterradas, causando un gravísimo daño a los pobladores. Las poderosas multinacionales Imperial Chemicals Industries(ICI) y Zéneca, acusadas ante la justicia de ser las responsables del enterramiento no fueron molestadas.

"Argentina continúa con el veneno en sus entrañas. Qué importancia tienen los pobres de Argentina en la Argentina de María Julia", escribí el 14/10 de 1999 en E.L. Y también me pregunté sobre nuestros bosques que se siguen arrasando en medio del más brutal genocidio del hombre y de la naturaleza?

"Cada año se destruyen once millones de hectáreas de bosques tropicale y a ese ritmo la selva desaparecerá a mitad del siglo que comienza"( Dargoltz, R, E.L. 4/1/00). Nuestra provincia lamentablemente sigue siendo un muy buen ejemplo de destrucción irracional ya que a comienzos del siglo teníamos más de diez millones de hectáreas de los mejores bosques del mundo. En la actualidad no alcanzan a quinientas mil y la reforestación y el control de la tala despiadada es totalmente inexistente.

¿Hasta cúando aceptaremos la hipocresía en la ecología.? Hasta el día que dejemos nuestro silencio y temor como nos pedía el obispo Gerardo Sueldo. Es por eso que recibí el premio de ADEPA y lo hice también en nombre de MIS FRACASOS, parafraseando a García Márquez. Porqué hasta la fecha "mis fracasos" han sido continuos y lamentablemente los veo a diario y me golpean como golpea el filo del hacha en el noble quebracho. He fracasado, es verdad, pero detestaría ocupar el lugar de los que me siguen derrotando. Porqué algún día serán ellos los derrotados. Felicidades para todos aquellos que siguen soñando y que piensan que las utopías aún existen.

Santiago del Estero, 24 de diciembre de 2.000
(publicado en el Diario El Liberal - 2/01/01)

Dr Raul Dargoltz
Profesor de Historia Social Regional
Investigador del Conicet