Historia Inmediata


HaD con Raúl Dargoltz

 
Querido CARLOS:

La Academia Solidaria está resultando una iniciativa de fuerza y trascendencia internacionales. Está probando que la red electrónica puede convertirse en un instrumento efectivo de solidaridad, denuncia y acción dentro del mundo "globalizado".  Más allá de la "insolidaridad" y de las debilidades que parecen presentarse entre algunos historiadores argentinos, lo más importante es que La red de Historia a Debate ha resultado, además, pionera en movilizar a los académicos y en frenar el camino de la arrogancia y la prepotencia con la que se ha querido enfrentar y callar al colega Raúl Dargoltz. A los pronunciamientos a su favor, hay que sumar la posición solidaria de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC). Por lo tanto, hago llegar mi identidad con la causa de Raúl y también mi felicitación a Carlos por su impecable y ágil esfuerzo de movilización.

Por cierto, la historia juega sus ironías: en el año 2000 el Ecuador congeló depósitos bancarios, dispuso un feriado bancario y fue el primer país Latinoamericano en decretar la muerte del Sucre (la antigua moneda nacional) para imponer la dolarización oficial de la economia. Lo hizo por seguir las bondades del "modelo" argentino, admirado por los empresarios-políticos de mi país y bajo asesoría de los hombres de Domingo Cavallo. Vemos hoy como teniendo a Cavallo de Ministro de Economía, acaba de decretarse en Argentina la semicongelación de los depósitos bancarios y el país se apresta a la dolarización general. Ecuatorianos y argentinos hemos sido hermanados por similares sufrimientos históricos. Pero las medidas económicas adoptadas en el Ecuador no pudieron evitar la "Rebelión de Quito" y el 21 de enero del 2000 el presidente Jamil Mahuad fue derrocado, aunque el "contragolpe" a favor del entonces Vicepresidente Gustavo Noboa dejó las cosas heredadas intactas. Como se ve, en la historia contemporánea de Nuestra América Latina, las "tragedias" para las mayorías nacionales nunca vienen solas. 

Como siempre, un gran abrazo.

Juan Paz-y-Miño
Vicepresidente ADHILAC
Pontificia Universidad Católica del Ecuador
[email protected]