Historia Inmediata


Denuncias Académicas

 

Nota editorial:
 
A pesar de las palabras que pueden ser interpretadas insultos ("etnooportunista", "vivo", "vil", "miserable", "aventurero") hemos decidido excepcionalmente publicar esta aportación crítica, por venir de alguién ajeno a nuestra comunidad académica y desconocedor de nuestras normas de respeto al interlocutor, que se refiere a la denuncia nº 40 donde nos hacemos eco académico de la denuncia penal de los colegas Pablo Cingolani y Alvaro Díez Astete contra la novelista española Matilde Asensi y la Editorial Planeta, a quienes acusan de haber plagiado sus investigaciones sobre la Expedición Marididi y los Toromona. C. B.]
 
Distinguidos señores:
 
He leído en la sección Historia inmediata una nota sobre Cingolani. Solicito derecho de réplica, pues sobre los indios muchos escriben pero rara vez nos dan la palabra. Att.
 
Julio Ticona
Centro Indio Amautico

 
LA VERDAD SOBRE CINGOLANI
 
Como indígena de Bolivia quisiera expresar mi pensamiento sobre el caso de Pablo Cingolani. Pablo Cingolani es un vivo. Se muestra en Bolivia como "defensor de los  indios" y como buen aventuraro ha sabido coger amparo en los actuales círculos del poder en Bolivia. Con esta protección quiere "descubir" a los Toromona, pueblo aun no contactado en este país, con motivos de ego, prestigio y lucro. Esto lo confirma el juicio que lleva a cabo contra la escritora española. Cuando se piensa sacar rédito es necesario ser precavido y evitar que otro lo haga. La naturaleza de este personaje es abominable,sin embargo en Bolivia no todos protestan. En realidad a a Pablo Cingolani lo veneran varios bolivianos. Él, como extranjero -dicen- conoce más de Bolivia y ha hecho más para difundirla y hacerla conocer que nosotros. Se sacan reverentes el sombrero porque un extranjero ha hecho lo que no pueden hacer los nacionales. Sin embargo esto es grave, porque eso se llama colonialismo y actitud servil colonial. Cingolani no es el único. En el ala derecha están todos los empresarios serbio croatas de Santa Cruz. En el ala izquierda están todos los misioneros de izquierda que nos inundan creendo que Evo Morales va a hacer la revolución. En el ambiguo ala "centrista", oportunista, ecológico o comunicacional, están los oportunistas como el padre Pérez y el mismo Cingolani. Lo grave de esto es que quienes lo alaban tienen razón. Son viejos extranjeros que alaban a uno nuevo. ¿Y los originarios en todo esto? Cuando los indígenas de expresan es para botar a patadas a toda esta casta colonial, vieja o antigua. Como sucedió recientemente cuando los indígenas de las áreas protegidas expulsaron aHerland Flores Soruco, ex director de áreas protegidas de Bolivia y
protector de aventureros como Cingolani.

¿Cómo ser solidario con un vivo como Pablo Cingolani y con un etnooportunista como Alvaro Diaz Astete? Pablo Cingolani es un aventurero argentino que tuvo el buen olfato de arrimarse siempre al poder en Bolivia. Antes con el MIR, del cual es militante Alvaro Diaz Astete, y ahora con el MAS. Como Bolivia vive posibles días de cambio en cuanto a los derechosindígenas, Cingolani se hace el corifeo más vocinglero en ese sentido. Se presenta como defensor de los indios. Este nuevo Las Casas organiza desde hace años una expedición para "descubrir" a los Toromona, un grupo indio aunno contactado en Bolivia. El fondo de su intento es ego y lucro. Hacerse famoso y ganar dinero con la aureola de defender a los indígenas. Su vil intención está desenmascarada en el pleito por "derechos de autor" sobre los indios que tiene contra la escritora española Matilde Asensi, a quién acusa de haberlo plagiado. Es decir, un vivo que espera ganar mucha plata a costa de los indios acusa a otra de habérsele adelantado. Este juicio tiene sentido cuando se trata de lucrar. Hay que evitar que otro se le adelante. ¿Cómo defender a este miserable tránsfuga? ¿Hasta cuando los indios seremos victimas de estos occidentales?

 

Volver