Historia Inmediata


Perú



 
Saludos a todos los participantes en HI.
 
Sobre el intento fracasado de Golpe de Estado suscitado el 30 de septiembre en Ecuador puntualizo:
 
1. Evidentemente ha sido un intento subversivo de fuerzas policiales y militares, cuyo último objetivo consistía en el derrocamiento y/o asesinato del presidente Correa.
 
2. El alzamiento policial del jueves 30 era el primer capítulo de una crisis desatada exprofeso, y cuyos siguientes capítulos se desarrollarían en los días de octubre. La temeraria (y salvadora)presencia de Correa en el cuartel de los amotinados, y luego su entrada al hospital policial (en el cual fue impedido de retirarse), modificó totalmente el plan de los conspiradores, y obligó a resolver en menos de 24 horas un plan siniestro que debía durar varios días o semanas.

3. Quiso la casualidad que ese mismo día a primeras horas de la mañana, a los alumnos de Historia de América de la Licenciatura de Antropología, les pasé la película Estado de Sitio, de Costa Gavras, la cual trata de la infiltración de la CIA en los cuerpos policiales de Uruguay, Brasil y República Dominicana en las décadas de 1960 y 1970. Casualmente, lo sucedido en Quito es reflejo fiel de esa práctica del gobierno de los Estados Unidos. Aquí en Venezuela la embajada de USA tenía una oficina en el principal cuartel militar del país (Fuerte Tiuna) hasta el golpe de abril de 2002. En la Venezuela de los 60 y 70, la CIA tenía agentes destacados en la policía política (DISIP), como Luis Posada Carriles, terrorista cubano que derribó un avión comercial cubano en 1977 y que hoy vive protegido en USA.
 
4. Sin dudas Correa tuvo suerte, pero a la vez funcionaron algunos mecanismos que se han aprendido de las experiencias que hemos tenido con el golpe contra Chávez en 2002, la intentona contra Evo en 2008, y el derrocamiento de Zelaya en 2009. Uno de esos fue el establecer una cadena comunicacional, que impidió a los subversivos, explícitos y encubiertos, que incidieran en la opinión pública y aumentaran los niveles de desestabilización. Otro elemento fue el inmediato llamado a la movilización popular, que fue respondida masivamente y que dejó descolocados a quienes pensaban generar una crisis política de envergadura. El tercer y decisivo elemento fue la acción militar de rescate del presidente Correa, contundente respuesta a quienes intentaron llegar hasta el magnicidio presidencial.
 
5. Todos presenciamos como el alto mando de las FFAA de Ecuador se quedó sin hacer nada, esperando que Correa saliera sólo de la crisis, o fuera derrocado-asesinado en su cautiverio. Creo que es imperativo una fuerte depuración policial y militar, pues el imperio no se quedará tranquilo y volverán nuevas intentonas.
 
6. Para Correa, lo sucedido es un llamado para ampliar sus vínculos con las organizaciones populares e indígenas, con las cuales ha tenido muchos choques, y debe tener claro que sin pueblo no podrá avanzar en cambios revolucionarios para el Ecuador.
 
7. Quienes hablan de que fue sólo una rebelión policial por cuestiones reivindicativas, creo que están de acuerdo con la conspiración y con el eventual derrocamiento de Correa. Ningún error de un mandatario justifica una rebelión poli-militar, y menos su asesinato. Demuestran que sus pretendidos valores "democráticos" son pura falsedad.
 
8. Creo que los pueblos de América Latina deben prepararse para dar respuestas más contundentes aún a quienes pretenden acabar con los procesos revolucionarios que se vienen suscitando en países como Bolivia, Venezuela, Ecuador y otros. Todos tienen derecho a luchar por sus ideales. Nuestros ideales representan los anhelos de millones y millones de ciudadanos latinoamericanos que han sufrido por siglos la opresión-explotación de los distintos imperios occidentales. El que quiera ponerse del lado de los genocidas, de los opresores, de los explotadores, pues que corra los riesgos y asuma las consecuencias, así como en el pasado se persiguíó, encarceló, asesinó y exilió a miles y miles de revolucionarios en toda suramérica, hoy se debe evitar la derrota de las revoluciones enfrentando con toda la firmeza posible a quienes desean regresarnos al pasado oprobioso.

Roberto López
Universidad del Zulia

 

 

Volver