Historia Inmediata


Europa



Estimado Emilio:
 
Aunque me encuentro inmerso en el proceso de análisis del resultado del referéndum francés, no puedo sino apartar el trabajo  para contestar a su considerada carta.
 
Como veo que le preocupa conocer cuales son las claves de nuestra divergencia, le diré que la única existente esta situada al fondo. Ya que sus argumentos solo pueden sostenerse desde 1) el desconocimiento, 2) la ingenuidad, 3) cierto "despotismo ilustrado" cuyos interrogantes son meras fórmulas retóricas. En su caso descarté de entrada los puntos 1 y 2 impropios de alguien de su formación, y las cuestiones que usted aquí
plantea confirman su posición.
 
1- Si como usted manifiesta, ésta de acuerdo con que hay que devolvernos la soberanía a los ciudadanos, presupone como lo hago yo que los ciudadanos no la tenemos, dígame...¿Qué le hace cuestionarse si estamos o no preparados para decidir lo que nos conviene? ¿Quiere decir que estamos capacitados para pedir una hipoteca de 40 millones de pesetas, pero no podemos decidir sobre que tipo de marco político, económico y social queremos para nosotros y para nuestros hijos? Entonces, querido Emilio ¿Para que estamos preparados? o mejor...¿Cuándo estaremos preparados?.
 
2 Leo con atención como usted sitúa a los medios de comunicación en la sociedad civil, esto esta bien para el mundo de la teoría pero mi querido amigo, usted como yo sabemos que hace tiempo que el cuarto poder esta dentro del poder. Usted que es doctor en periodismo ya conoce las claves de la comunicación política y que así como en el siglo XIX cada partido político tenía un periódico o caricaturizándolo negramente se puede decir al revés. En cualquier caso, más allá de esta consideración sobre los medios de comunicación, creo que un buen ejemplo sobre el Debate Público, lo da siempre la sociedad francesa. No me estoy refiriendo al referéndum, sino a la actitud general de promover -si amigo mío desde el Gobierno por muy sorprendente que le parezca, pero también desde la Universidad, desde la Academia, desde los medios de comunicación públicos y privados, desde los sindicatos, partidos políticos y asociaciones de todo tipo, el debate sobre aquellas cuestiones que son de interés nacional. Durante los meses pasados fue la cuestión de la Constitución, pero hace poco fue la cuestión del la Religión y los símbolos religiosos en el ámbito público, en su momento la cuestión del ejercito profesional o no,  así podría citarle numerosos ejemplos, que seguro usted conoce. Un dato, mientras que en España la lista de ventas libros de no ficción era encabezado durante la campaña del referéndum por recetarios de cocina, libros de autoayuda y memorias, en Francia eran obras relacionadas con la construcción europea. El Gobierno no tiene la única responsabilidad en la ausencia de debate, pero desde luego la tiene toda , todita, toda en la precipitación de la convocatoria.
 
3. Efectivamente lo suyo hubiera sido un referéndum a escala europea, una campaña europea y dar un paso hacia la construcción de la opinión pública europea, lo que ocurre es que los gobiernos se refugian en el marco del Estado-nación porque esto les da más margen de maniobra.
 
4.-La afirmación de su cuarto ítem refleja a) que usted no entiende nada de lo que yo planteo o b) una actitud infantil para quedar como el aceite. Copio íntegramente mi afirmación: "En un periodo de reajuste de las relaciones internacionales como el que vivimos, la Europa que construyamos será fundamental para el futuro de la paz y el desarrollo de las relaciones norte-sur / Oriente -occidente. Bien, la baja participación y en particular, el bajo porcentaje de españoles (sobre el total de los potenciales votantes) que apoyaron el Tratado, es un problema. Pero no de la construcción de Europa, sino sobre la legitimidad democrática y es más, sobre las respuestas que la democracia puede dar a los retos del futuro. Lejos de recoger esta problemática, los lideres de los partidos mayoritarios valoraron de forma TRIUNFALISTA  el Gobierno, en clave electoralista el PP. "
 
Como se puede apreciar, hago referencia en particular a la situación española. Y al problema la baja participación supone para la salud de nuestra democracia. ¡¡¡¡Claro que me doy cuenta que la legitimidad es un problema de la propia construcción europea!!!!Señor mío, ¿no ha visto como empecé mi correo?.
 
Afortunadamente, siempre nos quedará Francia para imitar. El 70% de franceses que fueron a tomar su decisión  anifiesta claramente que la Guerra de la Independencia fue una de las mayores desgracias de nuestra historia.

Bueno querido amigo, esto se alarga, así que voy a ponerle fin.

 
Un cordial saludo
 
Andrés Herrera Feligreras.
Investigador y profesor del Area de Internacional (Europa) del Instituto
de Promoción de Estudios Sociales (Pamplona)

 

Volver al menú