Historia Inmediata


HI con el juez Garzón


Amigos y amigas:
 
El tema del Juez Garzón ha impactado en Bolivia, pues es una mala señal para los dictadores (dos de los cuales purgan pena capital en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro) d América Latina y del mundo, pues es una puerta a la impunidad política, lo que muestra que los sectores más retrógrados de nuestras sociedades, están recuperando fuerzas para (no lo permita nadie) volver a imponer regímenes de fuerza que se caracterizan por hacer gemir de dolor a las grandes mayorías.
 
El caso de Honduras, avalado por el imperio del Norte, es un ejemplo claro de lo que menciono.
 
Pero la moneda, felizmente, tiene dos caras. En Argentina se ha condenado a 25 años al último dictador Gral. Reinaldo Bignone (1982-1983) por crímenes de lesa humanidad. Su amigo, el general Luis García Meza (1980-1981) está recluida con condena de 30 años en la ciudad de El Alto (La Paz).
 
En la edición del periódico gubernamental Cambio, el columnista que publica su nota semanal "Conversaciones entre tabaco y café", le dedica la de esta semana al tema con el título "Garzón y la justicia", lo que denota el interés sobre este tema entre historiadores y otros intelectuales de Bolivia. El columnista que firma con seudónimo de Vicuña, es historiador.
 
Dice en parte saliente de su nota que "la actitud de juzgar al magistrado Baltazar Garzón muestra cómo las posiciones políticas extremistas de la derecha española y mundial, siguen teniendo poder después de haber bañado en sangre su país".
 
La nota aborda, a partir de ese párrafo, la situación boliviana, en algunos casos, muy parecido a lo que acontece en España, pues la justicia continúa bajo el control de grupos poderosos.
 
En Bolivia se pretende acabar con la impunidad con la elección de los magistrados y jueces, mediante el voto popular, pues de manera inédita, en diciembre acudiremos a las urnas para elegir a los nuevos administradores de justicia de Bolivia.
 
Saludos,

 
Luis Oporto Ordóñez
Biblioteca y Archivo Histórico del Congreso Bolivia


Volver