Historia Inmediata


HI con el juez Garzón



Estimado señor Barros, como historiador alemán que se dedica a la historia española le agradezco su empeño en favor del juez Garzón. Claro que voy a firmar el manifiesto.

Pero déjeme que le replique algunas palabras a la paráfrasis de Berthold Brecht porque me parece totalmente inadecuado:

Primero, la sentencia original no procede de Berthold Brecht sino del cura protestante Martin Niemöller, opositor del nacionalsocialismo. Por otro lado, no es oportuno esta paráfrasis ya que el texto original habla de la experiencia concreta del nacionalsocialismo en Alemania. El caso de Garzón puede ser preocupante, pero ni éste ni la situación general de España tiene nada que ver con la de Alemania de los años 1930. En España hoy en día no existe ningún movimiento fascista (fuerte), ni hay un peligro para el sistema democrático.

Lamentablemente hay cierta tendencia en España de usar analogías falsas entre el nacionalsocialismo/el holocausto y otros asuntos políticos o históricos.

Ello lleva a conclusiones erradas y, peor aún, ayuda a relativizar el nacionalsocialismo.

Como historiadores debemos no sólo evitarlo sino luchar contra este tipo de relativismo.

Con saludo cordial

Alexandre Froidevaux, M.A.
Universität Erlangen-Nürnberg
Rechts- und Wirtschaftswissenschaftliche Fakultät
Lehrstuhl für Auslandswissenschaft/Romanischsprachige Kulturen
Postfach 3931, 90020 Nürnberg
Alemania

++++

Querido colega, gracias por tu mensaje, que tenía un carácter privado, y por haber accedido a una difusión pública que contribuirá a nuestro debate.Te doy la razón, por supuesto, en cuanto a la autoría primera del clérigo Niemöller (muy difundida en Internet) sobre la poesía oral "Cuando los nazis vinieron por los comunistas", es de justicia reconocerlo, mucho más considerando que no fue comunista. El caso es que yo preferí, para la versión que hice aplicada a los jueces honrados, destacar en un breve llamamiento (texto no académico) la autoría segunda, atribuida a Brecht y más conocida: tuvo -respetando el poema original- una enorme difusión durante más de medio siglo.

Desde la historia pos-positivista que preconizamos desde HaD, los datos históricos no se pueden reducir a nombres, fechas y lugares, han de incluri también la transmisión oral y escrita, de forma que lo que es falso para un historiador clásico para nosotros puede ser verdadero en un sentido más importante. Por ejemplo, lo que para Claudio Sánchez Albornoz era falso sobre el sepulcro del Apostol Santiago en Compostela (falta de evidencia empírica de que esté realmente enterrado), para nosotros es verdadero en cuanto a creencia colectiva que genera el primer itinerario cultural europeo en el siglo IX, funda la ciudad de Santiago de Compostela y hace posible la Universidad (desde donde les escribo.a finales del siglo XV). Desde el punto de vista del rigor historico, para el historiador serio que trate el pasado como un fenómeno real, complejo (que incluye el presente), es más importante lo segundo que no primero.

Sobre la aplicación de la cita Niemöller-Brecht-Barros al tema actual de la persecución del juez Garzón en España, dos cosas: aclarar que en ningún momento se dijo que estuviésemos al borde de un golpe fascista, en eso por tanto de acuerdo; explicar mejor la pertinencia del uso de la cita dado el carácter rigurosamente fascista y ultraderechista de los que iniciaron la cacería contra el juez que osó abrir un causa legal por los crímenes del franquismo. Los denunciantes son miembros de las mismas o de parecidas organizaciones que organizaron masivos asesinatos y torturas en los años 30-70. Ciertamente, la democracia española, cuya conquista tanto nos costó, está consolidada, no está peligro, pero es justo es reconocer que es de menor calidad que la democracia en Alemania, donde se juzgó en Núrenberg a los responsables nazis, se depuraron los aparatos del Estados de elementos nazis (incluidos jueces), etc. Nos duele reconocer que, en cuanto a justicia., memoria y verdad histórica sobre el franquismo y sus atrocidades, España está retrasada respecto de Europa, pero también de América Latina, si contamos con los ejemplos justicieros de Argentina, Chile y Brasil (a cuyo éxito contribuyó precisamente Garzón).

También a mí, en ocasiones me parece frívolo, poco riguroso incluso injusto, oír llamar en España "fachas" a personas conservadoras de la derecha democrática, pero no es el caso que nos ocupa: los que quieren hacer de Garzón la última víctima del franquismo son falangistas y franquistas que utilizan para ello la propia legalidad democrática. Otro dato: el juez que tiene que "juzgar" el recurso de Garzón es patrón honorífico de la fundacion ultraconservadora "Defensa de la Nación Española" (El País 14-2-2010). La iniciativa judicial parte de extremistas de derechas, parece tener el apoyo de jueces conservadores nombrados por el PP e incluso de algunos jueces nombrados por el PSOE, al parecer por el nefando pecado de envidia, que también conocemos en nuestro medio. El resultado final es, en el caso de que finalmente logren expulsar a Garzón de la carrera judicial, un retroceso democrático severo en España (el más importante desde el golpe del 23F, se ha escrito con razón) y tambien en Europa.

Aconsejo al respecto la lectura en El País de ayer (18/2/2010) del artículo del filosofo italiano Paolo Flores d'Arcais, "El caso Garzón" argumentando que la persecución de Garzón confirma la "amenaza neototalitaria", pone en serio peligro a la democracia liberal, supone un "vuelco orwelliano" para a la división de poderes y la autonomía de los jueces (especialmente los instructores), en Europa y en el mundo.

Cordialmente,

Carlos Barros
Universidad de Santiago de Compostela
Coordinador de Historia a Debate
[email protected]
www.cbarros.com
www.h-debate.com
www.youtube.com/user/HistoriaDebate



+++++++++++

Hola Carlos,

te agradezco tu respuesta larga y comprometida. Aunque yo conozco el caso más o menos bien, me indicas alguno u otro dato más.
Estoy de acuerdo contigo que expulsar a Garzón de su cargo sería un duro golpe para la democracia. También opino que la democracia española está caracterizada de deficiencias, seguramente más que otros sistemas democráticos aunque ninguno se muestra sin rasgos problemáticos. (Dicho aparte: Las acciones del mismo Garzón en la cuestión vasca también son problemáticas para mí.)

Como tú veo peligrosa la implicación de la Falange y de Manos Limpias en el caso. Desde mi punto de vista (como historiador que se ocupa de la "memoria histórica") ni siquiera deberían existir la Falange o el Valle de los Caídos. Sin embargo, hablar de una "amenaza totalitaria" me parece, lo que en Alemania se denomina "alarmismo". Es decir: O hay un peligro de una vuelta del fascismo - y lo niegas - o no hay ninguna amenaza semejante.

En cuanto al punto central sigo discrepando: Desde mi punto de vista la cita de Niemöller no tiene nada que ver con el asunto que nos ocupa. "Cuando vinieron por los comunistas" suponía para aquellos privación de todos los derechos, humillaciones, tortura, cárcel, hambre, enfermedad y, a menudo, la muerte. Garzón sin cargo judicial es, quizás, una persona que ha vivido una derrota, que ya no ejerce su profesión - pero no más.Niemöller habla, desde la vivencia suya como clérigo, de los primeros meses del poder del NSDAP. Todo ello condujo a la dominación total de los antifascistas y, no pocas veces, a su eliminación, a la guerra más sangriente de la historia y a un genocidio sin comparación.

Repito: No es oportuno coger esas experiencias y usarlas en contextos nada equiparables.Insisto además en que la cita es de él y no de Bertolt Brecht. Eso ya implica la lógica interna. No creo que haya habido una "segunda autoría" (ni siquiera entiendo lo que quiere decir: Uno o es el autor de una frase o no lo es). Si tienes otra indicación concreta, me encantaría que me la dieses. He aquí una discusión de la "false attribution to Bertolt Brecht":http://www.history.ucsb.edu/faculty/marcuse/niem.htm#brecht

En España se suele exagerar, para no decir falsificar, la historia como Alemania afrontaba el nacionalsocialismo. Para decirlo rápido y global: En los primeros, por lo menos, 25 años tras la guerra los alemanes NO afrontaban su brutal historia reciente. Esto es particularmente cierto en lo respecta a los jueces. Prácticamente ningún juez nazi con sangre en sus manos tuvo represalia alguna, todos regresaron a sus puestos.Incluso hoy, mientras ha cambiado mucho, todo este asunto es muy delicado. Acabamos de observarlo hace un par de días en Dresden donde la Alemania oficial demuestra a los alemanes como las víctimas de una guerra que causaron los alemanes. Y la Alemania oficial se enfrenta con grandes problemas al respecto, ya que quieren distinguires de los neonazis,
pero estos no expresan otra cosa: Alemania, la víctima de la historia.

Con saludo cordial

Alexandre Froidevaux

Alexandre Froidevaux, M.A.
Universität Erlangen-Nürnberg
Rechts- und Wirtschaftswissenschaftliche Fakultät
Lehrstuhl für Auslandswissenschaft/Romanischsprachige Kulturen
Postfach 3931, 90020 Nürnberg




 


Volver