Historia Inmediata


Reconquista



 

Apreciaciones a don Juan Muñoz-Mingarro Martínez:

Si partimos de la afirmación básica de que el ex-presidente Aznar fue elegido de forma democrática; la siguiente afirmación a realizar es que el presidente Rodríguez Zapatero fue elegido por esa misma democracia; hablar de flagrantes ilegalidades sin aportar ninguna prueba y sobre todo acusar diréctamente a una persona con nombres y apellidos (sr Pérez Rubalcaba) sin aportar nada que corrobore esa afirmación resulta muy extraño para alguien perteneciente por formación a una Facultad de Historia.

Porque si no resultaría demasiado sencillo retrotraernos a las fatídicas fechas del mes de Marzo y rastrear todas las declaraciones realizadas por el señor Aznar y muchos de sus acólitos respecto a sus teorías sobre la autoría de la masacre (y eso si que resulta plenamente demostrable). La necesidad de tener un enemigo al cual acusar de todos los males es un recurso muy utilizado a lo largo del tiempo por toda clase de gobiernos en este y otros países.

Explicar la dificultad en las relaciones con el país o países de los que el señor Muñoz-Mingarro habla, en términos geográficos es cuando menos muy arriesgado; porque según eso todos los países estarían condenados a no entenderse con sus vecinos independientemente de las verdaderas circunstancias que provoquen sus enfrentamientos. Y sobre todo no alcanzo a comprender que relación (e identificación) existe entre Islam y la dictadura marroquí y su comparación con las dictaduras hispanoamericanas. Y todo ello a partir de las palabras del señor Aznar. La única impresión que me transmite es la de un "cajón de sastre" en el que cabe absolutamente de todo; y todo es comparable con unos elementos sin ninguna relación; partiendo además de la aclaración de actuaciones tan "gloriosas" como la de la isla de Perejil que tantas satisfacciones nos ha producido y que era sin duda alguna el reinicio de la "nueva reconquista" iniciada por ese gran conocedor de la "verdadera" historia de España que es don José María Aznar.

 
Espero que estas reflexiones sirvan como demostración de la vigencia del debate y la posibilidad de la coexistencia de posiciones encontradas que se defiende desde Historia a Debate.

Javier Señarís Senra
Universidade de Santiago de Compostela